Archivo de la categoría: Libros y Lectura

Lo que leí en el 2016

Estándar

Este año leí prácticamente todo en español (cómo me cuestan las traducciones), y muchos libros para adolescentes. Hay varias joyitas por ahí. 30, lindo número

  1. Madrecoco / Mariana Olivera

Sobre maternidad. No me gustó mucho.

2. Gone With the Wind / Margaret Mitchell

Los avatares de una relación dispar en la guerra civil estadounidense. Un novelún!

3. eleanor & park / Rainbow Rowell

Dos adolescentes que se enamoran, con una triste revelación.

4. Las intermitencias de la muerte / José Saramago

Un día, en cierto país, la gente deja de morir. Interesante.

5. La conjura de los necios / John Kennedy Toole

Me lo trajo una alumna del colegio y me encantó. El personaje principal resulta muy desagradable y antipático. Vive con y de su madre, hasta que esta lo manda a trabajar. Hay varios personajes que coinciden con él a lo largo de esta divertida novela. Para releer.

6. Fangirl / Rainbow Rowell

Son gemelas y empiezan la universidad, pero una de ellas quiere dejar atrás su infancia y el fanfiction. La otra, en cambio, vive para Simon Snow (un casi Harry Potter), y, de hecho, la mitad de la novela son capítulos de esa otra historia que ella escribe. Estuvo bien.

7. Si decido quedarme / Gayle Forman

En un accidente en auto en que muere su familia, ella queda en coma, pero su “alma” sale de su cuerpo, observa y reflexiona sobre su vida. No me convenció para nada.

8. Himalaya me avisó / Magdalena Helguera

Una chica encuentra un bebé en la puerta de su casa, y empieza a buscar de quién puede ser. Como siempre, esta autora enlaza una cosa con otra permanentemente y me pone un poco nerviosa! Pero está bien la novela.

9. Mr. Mercedes / Stephen King

Me lo trajo la misma del de La conjura… , pero esta vez no le embocó. Fue mi primer King, y me decepcionó: una historia bastante simple de detectives.

10. Yo, él y Raquel / Jesse Andrews

Al pibe lo hacen retomar una vieja amistad con Raquel porque tiene leucemia. Pero ella no tiene ninguna trascendencia en la novela, y la nueva relación no aporta gran cosa. Escrito en la primera persona de Grega, es bastante divertido de leer.

11. La muerte de Ivan Illich / Leo Tolstoy

No estaría recordando mucho de este libro, salvo que me costó. Aparentemente me gustó el final, con los sufrimientos del hombre (según mi Goodreads!)

12. París es siempre una buena idea / Nicolás Barreau

Este libro es una mala idea. Lo compré en un impulso, y resultó plagado de lugares comunes. Una parisina ilustra un libro infantil (malísimo! está incluído el texto) y un estadounidense dice que es un cuento que su madre, ya muerta, le contaba de niño. Por supuesto se enamoran, a pesar de la una novia ambiciosa y el novio deportista. Puaj.

13. El quinto hijo / Doris Lessing

El quinto hijo de la familia feliz es raro, más animal que humano, peligroso incluso. Perturba la paz familiar. El libro es raro y bastante deprimente.

14. Vampirii : la nación de las tinieblas / Fernando González

Hay un bar en Montevideo que es la puerta hacia las rutas subterráneas usadas por los vampirii para trasladarse por el mundo. Hay un adolescente uruguayo que de casualidad (o no?) ingresa a ese mundo de la mano de ella, la vampiresa especial. Dentro del género, que no me gusta nada, me pareció bien.

15. El lector del tren de las 6.27 / Jean-Paul Didierlaurent

El muchacho maneja una máquina recicladora de papel que es descrita como un monstruo casi con vida. Odia su trabajo, destruir miles de libros por día y convivir con la Cosa que le sacó las piernas a uno de sus pocos amigos (que vive en busca de los libros publicados con la pulpa reciclada). Y todos los días, en el subte hacia el trabajo, lee páginas sueltas recolectadas al limpiar. Esta es solo la premisa de una novela corta y linda linda.

16. Descarrilado / James Siegel

Me lo prestaron en el trabajo. La historia hollywoodense de un hombre al que chantajean (de hecho, hay una película con J. Aniston). Mucho bolazo, pero ta.

17. El océano al final del camino / Neil Gaiman

Éste estuvo imponente. Un hombre vuelve al pueblo de su infancia y se sienta al borde del estanque de su vecina, recordando que ella le llamaba océano. De a poco empiezan a surgir recuerdos que él no sabía que tenía, sobre un corto período de su niñez en que las cosas se pusieron muy feas. Es mágico y oscuro, y juega con lo que retiene la memoria.

18. Cartas de amor a los muertos / Ava Dellaira

Hubo una especie de furor en la biblioteca con este libro, pero a mí no me convenció mucho. La protagonista le escribe cartas a personas famosas muertas (pero como tiene que atender a los lectores también, se obliga a “decirles” cosas obvias), pero es una excusa para hablar de sí misma y de su obesión: su hermana, también fallecida. Me pareció bastante tonta la chica, pero tiene cosas interesantes la novela.

19. Memorias de un amigo imaginario / Mathew Dicks

Me lo prestó otra alumna, que me empezó a contar su trama de forma muy entreverada. El protagonista es un amigo imaginario, uno de los que ha vivido más tiempo, porque su amigo imaginante es medio autista. Los amigos imaginarios pueden hablarse entre sí, y tienen distintas habilidades, dependiendo de la imaginación del niño: atravesar puertas, irse fuera de la órbita del niño, entre otros. Me pareció fantástica la premisa, y también la historia que se desarrolla. Lindo, pero se te estruja el corazón.

20. Doidao / José Mauro de Vasconcelos

Zezé de Mi planta naranja lima es casi adulto, pero aún necesita desesperadamente el cariño de su padre. Es cortito, salteado, triiiste y lindo.

21. El encuentro / Nadine Gordimer

Una chica blanca sudafricana que reniega de su origen de clase acomodada empieza una relación con un ilegal árabe al que terminan deportando. Ella se va con él. Muy interesante.

22. Un monstruo viene a verme / Patrick Ness

La madre tiene cáncer, el niño recibe la visita de un monstruo a la noche, que le cuenta historias. Triste.

23. El matrimonio amateur / Anne Tyler

Lo compré a 60 en la feria del libro y después me di cuenta que había leído otro de la autora (Breathing Lessons). Una pareja que se casa precipitadamente antes de que él vaya a la 2a Guerra Mundial (EEUU), y flashes que avanzan en el tiempo y en la evolución de la relación. Me gustó.

24. La casa del espejo / Vanessa Tait

Lo escribió la nieta (o bis?) de Alice Liddell, la que inspiró a Carroll a escribir Alicia en el país de las maravillas. Cuenta un año en la vida de los Liddell y Dodgson (Carroll), narrado por la institutriz de las niñas y basado en la extraña obsesión del muchacho por la pequeña. De lo más interesante.

25. Yo antes de ti / Jojo Moyes

Ella pierde el trabajo y termina trabajando para él, cuadripléjico después de un accidente. Una especie de Intouchables romántico, pero hay otra vuelta de tuerca, y un poco más de ella. De todas formas es algo simplista en algunas cosas.

26. El dolor invisible / Jordi Sierra i Fabra

Un psiquiatra y una adolescente con cambios de personalidad. No me gustó mucho.

27. Diario de Gordon / Marcos Chicot

Un ser desagradable, que vive en una fantasía creada por él, donde tiene una gran atracción con las mujeres y es el empleado ideal. Se manda una tras otra y todo le sale bien. Al principio era gracioso, pero al final me harté (y el protagonista me hizo acordar al de La conjura de los necios)

28. La búsqueda de Lucía / Cecilia Curbelo

La chica descubre que es adoptada y no reacciona muy bien. Después se engancha con un novio peligroso, y descubre quienes son sus padres. Hay fallas en la trama, y parece una telenovela argentina para adolescentes.

29. El tiempo entre nosotros / Tamara Ireland Stone

Parecía La esposa del viajero del tiempo versión adolescentes, pero es bastante distinto. La historia sigue siempre el presente de ella, con las apariciones de él, que no debería estar ahí. El tema del viaje en el tiempo se toma light, sin grandes consecuencias ni peligros.

30. Y por eso rompimos / Daniel Handler

La chica le devuelve a su ex una caja llena de recuerdos de su mes juntos. Cada objeto inspira una carta que explica los avatares de su corta, pero intensa, relación. Interesante

Mi top 5:

(no van en orden porque no puedo!)

  • El océano al final del camino
  • El lector del tren de las 6.27
  • Gone With the Wind
  • Memorias de un amigo imaginario
  • El matrimonio amateur
Anuncios

Permiso…

Estándar

Hay alguien ahí?  cómo anda la gente?

Hace un tiempo que no escribo acá. Es curioso, porque ando en un muy buen período de ocios. Al cambiar de trabajo y de horario gané un par de horas de vida. Me levanto más tarde, y por ende me permito acostarme más tarde también. Y adivinen qué? La Peque crece! Puedo hacer cosas cuando ella anda en la vuelta, como cocinar (aunque probablemente implique incluirla, ooommhh), y puedo dedicarle un par de horas a mis libros o blogs después que se duerme de noche. Eso era imposible el año pasado. En definitiva, soy consciente de la época privilegiada que estoy viviendo. Pero este blog se ve dejado de lado, lamentablemente, ante la gran cantidad de recetas nuevas que he estado probando, y la necesidad de subir los resultados a mi blog culinario.

Pero no nos quejemos! Estoy aquí ahora, no es cierto? Después de haber visto dos capítulos de Stranger Things con Adorado Esposo, con quien no veíamos juntos ninguna serie desde que se nos terminó Big Bang. El tema audiovisual lo tengo bastante descuidado. No sé si me voy a recuperar alguna vez de estos dos años casi de abstinencia! Se complica ir al cine (o sea, hay que ubicar a la Peque), y mientras ella está despierta no cuadra. Hemos pasado casi 20 meses sin enchufarle ningún dibujito! (aplaudan a estos padres, por favor).

Hace poco me di cuenta que estábamos a la mitad del año y había leído cuatro o cinco libros. Trabajando en una biblioteca me parece poco serio, verdad? Aparte está el tema de que cambié de público y de colección en la biblioteca. Y de la actual no he leído casi nada. Así que me puse en plan de leer un poco de todo, y dedico un rato a la lectura antes de acostarme.

Lo íba a decir hace dos párrafos, cuando empecé a hablar de Stranger Things (leí tantas referencias por ahí, que supuse que había que ver la serie. Usted la vio?), que estoy de vacaciones de primavera. Y por eso se estiran un poco los tiempos también. Va media hora pasada medianoche, y yo generalmente tengo ese límite. No sé cuál es la diferencia, si la Peque se despierta siempre más o menos a la misma hora (8am), sin entender de vacaciones o fines de semana.

Y estaba por decir algo más, pero se despertó la quetejedi y me cortó la poca inspiración que me quedaba. Ahora voy por mis capítulos nocturnos, y otro día vuelvo con más boludeces.

Hasta luego!

Lecturas intermitentes

Estándar

En mi mesa de luz hay dos libros (y dos agendas, y un plano, perfumes… A quién le importa?).
Sus títulos:

Las intermitencias de la muerte y
La muerte de Iván Ilich

Cualquiera pensaría que estoy estudiando el tema, pero no, es mera casualidad. La nueva biblioteca en que trabajo me pone en contacto con otros libros, más adultos, más en español 🙂
Sólo leí el de Saramago, y bastante tiempo me llevó. Cuando el único momento en que te es posible leer es antes de dormir, y habitualmente estás cansado, y además el autor suele enlazar una idea con otra, y apenas usa puntos… Entonces se hace difícil avanzar en la lectura. Tampoco ayuda que a mitad de la novela el rumbo de las cosas cambiara totalmente, y dejara de tener sentido (opinión personal, se sabe).
Les cuento? Arranca: “Al día siguiente no murió nadie”, y habla de un país en que deja de morir la gente (pero no de envejecer ni accidentarse), y todas las consecuencias que eso trae. Imagínense!
Pero (SPOILER ALERT) a mitad del libro, la muerte aparece como un ser personificable (y mujer), que manda carta contando que esto fue un experimento y que a partir de ahora la gente volverá a morir. Sólo que se les avisará con una anticipación de una semana, mediante una carta violeta. Cambia un poco el relato ahí. Y más cuando una cierta carta rebota. Acá lo que me molesta es que la carta pasa de ser un mero anuncio a ser sinónimo de la muerte. Si no recibe la carta entonces no muere, y desafía al orden de las cosas. La muerte termina obsesionándose con esta persona que no muere, y se viste de mujer para ver qué onda. Me gustó esta parte, pero es casi imposible relacionar este final con el inicio del libro.
(FIN DEL SPOILER)
Se distinguen tres partes distintas en la novela, pero todas unidas por la forma de escribir de este señor, haciendo hipótesis sobre los cuestionamientos del lector, introduciendo ejemplos, metáforas, aclaraciones y enlazando una cosa con otra. A destacar los diálogos sin guiones, separadas las interlocuciones sólo con comas, y dónde todos los personajes tienen la misma forma de hablar. Esto se da también en otros libros del autor con los que he tenido el gusto de cruzarme. Sus ideas son muy interesantes, y supongo que lo hubiera disfrutado más con otra lucidez.

Y así termina esta entrada que salió de la nada. Me voy a dormir.

[Había una vez]

Estándar

Cuando Chu estornudaba, sucedían cosas terribles.

“Tengo hambre!” dijo Ben, gruñendo al despertarse. “Mucha hambre, un hambre de oso”, y se sentó a la entrada de su cueva, entornando los ojos, pues le molestaba la luz del sol, y envidiando a los que tenían algo que comer.

El gato Pipo se queja: ha perdido su chupete! Cayó por la alcantarilla y la lluvia ya arremete.

Cómo son los besos? Los besos son suaves, como copos de algodón que te acarician las mejillas.

Manolo quiere bañarse, chapotear con los juguetes. Ya está todo preparado, y dónde quedó el chupete?

La bruja Winnie vivía en una casa negra en el bosque. La casa era negra por dentro y negra por fuera.

La ballena baja al fondo, luego sube y suelta un chorro. Qué hay por ahí? pregunta el capitán. Un tiburón, feroz de verdad.

Era un ratoncito, chiquito, chiquito, que asomaba el morro por un agujerito. Desaparecía, y volvía a asomarse. Y daba grititos – cri cri cri – con mucho donaire.

Soy un sapo muy don juan y salgo de la laguna a contarle mis secretos a la luna.

Ovejita, dame lana. Para qué quieres mi lana? Para hacerme un jersey y estar siempre calentito; si me tapo la barriga, un buen catarro me evito

Cucú, cucú, cantaba la rana. Cucú, cucú, debajo del agua. Cucú, cucú, pasó un tren vacío. Cucú, cucú, qué lío, qué lío.

Si quieres ver una ballena, necesitas una ventana.

(Estos son los que me sé de memoria!)

Lo que “Lo que el viento se llevó” me dejó

Estándar

Chiquilines, estuve prácticamente todo lo que va del año leyendo un solo libro. Gordo, escrito en columnas (!), y en inglés. Una historia detallada de la Guerra de Secesión estadounidense contada desde el sur, basada en la ciudad de Atlanta (que ahora quiero ir a conocer). Casi casi que apoyás la esclavitud y todo. Y entendés algo del Ku Klux Klan.

A la vez, por supuesto, está la mítica historia de Scarlett O’Hara y Rhett Buttler. Digo mítica, pero yo no tenía idea de qué iba la novela. En absoluto. A lo sumo me sonaba el poster de la película (que tendré que ver).

Si algún lector anda por aquí y tiene intenciones de leer el libro o ver la película y no quiere tener ni siquiera mínimos spoilers, quizá le convenga seguir navegando por la web sin leer lo que sigue.

Son años de idas y vueltas, y vos ya lo ves al galán ahí, queriendo conquistarla, y querés que terminen juntos (bueno, yo, yo quería eso). Pero son muchas las cosas que pasan. Scarlett tiene que pasar de ser una niña mimada a ponerse al hombro su vida y la de unos cuantos otros, además de la plantación de algodón de su padre. Y cuando pensás que los golpes de la vida la van a hacer madurar y abandonar sus caprichos, ves cómo pasa a tener un sólo objetivo: tener plata. También ves cómo la sociedad la condena por ponerse al mando de empresas consideradas masculinas. Por otro lado, Rhett, que aparece y desaparece de escena con asiduidad, es un caradura a quien no le interesa aparentar ni esconder que su riqueza proviene de la especulación. Son los momentos en que muestra ternura en sus actos los que uno espera, aunque no son tantos.

Hacia el final del libro, cuando uno (yo, sí, yo) piensa que las cosas se van a encaminar para tener un lindo desenlace, todo parece desmoronarse y escurrirse entre las páginas irremediablemente. A mi humilde entender, la novela termina muy mal, salvo, ponele, por la última frase. Lo terminé hace un par de días y  no pude evitar llorar. Lo fui a buscar al Bé para abrazarlo un poco. Me quedó el corazón estrujado todo el día siguiente… Ahora ya no sufro tanto al pensarlo: supongo que luego la vida misma hace olvidar un poco.

Y así arrancamos el 2016 lector. Un clásico más para engrosar la lista de los ya leídos.

Qué vendrá ahora?

 

 

 

Mis libros 2015

Estándar

Este año leí algo antes de que naciera Hija. Luego, mientras dormía o le daba teta. Más tarde, mientras jugaba ahí cerca. Tampoco faltaron los viajes en ómnibus.

Hacía años que no leía tan pocos libros. Pero no me parece una lista a despreciar, para nada.

Empecemos.

  1. La analfabeta que era un genio de los números / Jonas Jonasson

Del mismo autor del Centenario que saltó por la ventana… Este quiere parecérsele, pero no le sale. Los eventos son más lentos, y no me resultó tan divertido, aunque sí tiene escenas de lo más pintorescas, y absurdos muy graciosos.

2. Night Watch / Terry Pratchett

Excelente historia de Discworld, con viaje en el tiempo incluído.

3. Are You There, God? It’s me, Margaret / Judy Blume

Un clásico de la literatura americana, y un libro prohibido! (habla de la menstruación, y esas cosas). Pero no me acuerdo mucho, no me impactó demasiado.

4. Las señoras Hemingway / Naomi Wood

La historia de Ernest Hemingway a través de sus cuatro esposas. Muy interesante.

5. The Old Man and the Sea / Ernest Hemingway

Por supuesto que tenía que leer algo del señor Hemingway. Una historia bien simple y corta. Mucho término pesquero que no entendí bien (además de que lo leí en inglés)

6. Serás mía o de nadie : la verdadera historia de Delmira Agustini / Diego Fischer

Me interesó saber de Delmira, pero la mezcla entre la intención de novela y la cantidad de datos me molestó mucho.

7. Raising Steam / Terry Pratchett

Me temo que este Pratchett no me gustó. Ya me ha pasado con más de uno. Se vuelve repetitivo, y aburrido.

8. Wonder / R.J. Palacio

(Infantil) Novela simpática y tierna sobre niño con la cara muy muy deforme, que empieza a ir a la escuela a los 10 años. Y cómo los demás niños lidian con su presencia.

10. The Secret School / Avi

(Infantil) Pueblo pequeño, escuela con clase única. Maestra que se va. Alumna que ocupa su puesto a escondidas. Lindo

11. Little Bee / Chris Cleave

Una refugiada nigeriana en Inglaterra, y una historia que la asocia con una periodista. Hay mucho humor asociado a sucesos horribles, y cierta intriga que se arrastra por buena parte de la novela. Muy bueno.

13. Finally / Wendy Mass

(Infantil) Malísimo.

14. 33 Minutes / Todd Hasak-Lowy

(Infantil/Juvenil) Al protagonista le quedan 33 minutos para que su ex mejor amigo le de una paliza, como le prometió. Mientras pasa el tiempo en la escuela, nos enteramos de cómo se llegó a esa situación, y el chico en cuestión comprende un par de cosas. Muy lindo.

15. An Angel for May / Melvin Burgess

(Infantil) Lo leí porque estábamos con un desafío que incluía leer un libro de un autor con tus mismas iniciales. La idea era buenísima. Un niño infeliz que juega en las ruinas de una casa, viaja al pasado cuando en ella habitaba gente. Entre ellos una niña especial, que es (spoiler alert) la vieja loca que anda desamparada en su tiempo actual. La idea, entonces, es que el niño pasa a ser su ángel, su protector, porque sabe quién es. Pero algo no me convenció al final, y no me acuerdo qué era.

16. Anastasia, Ask Your Analyst / Lois Lowry

(Infantil) La de Anastasia es una serie larga, así que siempre se puede volver a ella (salvo que dejes la biblioteca donde se encontraban todos esos libros!). Una genia la gurisa. Se consigue una cabeza de Freud y se analiza con él.

17. Mutiny at Crossbones Bay / Mark Burgess

(Infantil) Veánse los motivos de #15. Es de esos libros con dibujos y enigmas. No pude resolver ni uno, y no me copó mucho la historia.

18. Schooled / Gordon Korman

(Infantil/Juvenil) Un pibe que nació en una comunidad hippie en la que ahora viven sólo él y su abuela, tiene que ir al liceo por primera vez cuando ésta es internada en un hospital. Primer contacto real con todo lo que tenga que ver con la civilización y el capitalismo, así que por supuesto es muy divertido. Hay uno en el liceo que lo quiere hacer hacer el ridículo, y obviamente lo ayuda a ser muy popular.

19. Siempre Alice / Lisa Genova

El despiadado avance del Alzheimer en una mujer brillante. Terrible.

20. Flipped / Wendelin Van Draanen

(Infantil/Juvenil) Dos vecinos y sus historias cruzadas de amistad y amor. Simpático.

21. Emma / Jane Austen

Lo que me pasa con Austen es que todo el tiempo estoy intentando adivinar cuál es el romance con el que se te caen las medias. Esta novela no es tan así, porque se centra en los romances que rodean a la protagonista, (y que ella intenta provocar), aunque no decepciona encontrando el indicado para Emma (que quería quedarse soltera, por cierto).

22. El tiempo entre costuras / María Dueñas

De Madrid a Marruecos, y de vuelta, la vida de una costurera y sus aventuras como espía. Me gustó.

23. The Light Fantastic / Terry Pratchett

Hacía tiempo que no sabía nada de Rincewind. Me gustó mucho reencontrarlo, saber un poco más de él y seguirlo en sus aventuras con Twoflower y Cohen the barbarian.

24. Howl’s Moving Castle / Diana Wynne Jones

(Infantil/Juvenil) Lo había leído hacía tiempo, me había gustado, pero no recordaba mucho. No me arrepentí de releerlo. Una adolescente convertida en vieja, y un mago supuestamente cruel que conquista chicas. Un demonio atrapado en una estufa, y un castillo que está en varios lados (incluido el Wales moderno  no mágico, genial). Brujas y romance. Excelente.

25. The House of Rats / Stephen Elboz

(Infantil) Son cuatro niños que viven en una gran casa llena de criados y rodeada de bosque y lobos. Un día, el Señor de la casa se va, y todo queda medio a la deriva. La codiciosa esposa del mayordomo se muda a la casona, y contrata a un vampiro para matar a las ratas que viven en las cañerías… y de paso a los niños. Es un libro siniestro, con muchos momentos de tensión. Te iba a mandar terrible spoiler, pero en una de esas te hacés con este librito y te lo devorás.

En qué ando

Estándar

Si no hubiera dejado mi trabajo, probablemente me hubiera reintegrado esta semana. En cambio, me he dedicado a vaciar el canasto de la ropa sucia (cuánta sábana!), planificar los cumpleaños de la pequeña Hija (semana que viene, gente), intentar dejarla jugando mientras hago otras cosas (nop), abastecernos de alimentos, e idas al banco y a lo de los abuelos.

Milagrosamente, Hija no está haciendo taaanto problema para dormirse de noche (tocá madera), así que, como no tengo que levantarme temprano, aprovecho esas horas de la noche para ver series con mi querido esposo (hoy terminamos Downton Abbey) y leer.

De vacaciones me llevé como siete libros. Uno ya lo había empezado, y lo terminé allá. Era cortito. Y luego tenía varias opciones. El clásico de Pratchett que nunca puede faltar, uno de una chica psiquiátrica, cuentos de Roald Dahl, y otro sobre literatura infantil. Pero el que empecé a leer, y me tiene enganchadísima, es Gone With the Wind. Lo que el viento se llevó. No vi la película, y no tenía ninguna idea en absoluto sobre de qué se trataba. Gordo así el libraco, y está escrito en columnas! Tomá pa vos. Hace semanas que lo estoy leyendo, y no he llegado a la mitad. Pero lo estoy disfrutando enormemente.

Pero a todo esto, hoy caí en la cuenta que me queda sólo una semana más de vacaciones, y que tengo que hacer comida de cumpleaños, limpiar la casa, y prepararme para el nuevo trabajo. Además de las pequeñas tareas cotidianas y el casamiento del sábado. No tengo muy claro cómo voy a lidiar con todo, sobre todo si Hija se niega a mostrar cinco minutos de autonomía o dos horas de siesta. Vamo’ que se puede!!

So much universe, so little time

Estándar

Con la niña en un brazo, me encuentro usando el celular con la otra mano, para amenizar los tiempos “muertos” (con el perdón de la expresión). Facebook es una de las cosas que reviso a menudo, lamentablemente. Está lleno de fotos y videos de perros y gatos (mis compañeros de trabajo son especialmente sensibles a animales abandonados; a mí ese gen me falta), y artículos que crean suspenso de la nada. Hoy me entretuve leyendo la historia ni fu ni fa de una muchacha que cambió su vida a partir de un sueño. Y en la misma revista en que se relataba esto, vi una mención a la muerte de Terry Pratchett. Lo qué?

Hace dos días murió Terry Pratchett, a los 66 años. Sufría de Alzheimer. No creo que haya salido la noticia por acá, porque no es muy conocido, a pesar de que sí lo es en el mundo (y que se encuentra en librerías!).

A mí me lo presentó Pancho, y le agradezco con todo mi corazón, porque se convirtió en mi escritor favorito, siempre formando parte de mis listas de lectura anual. Su serie Discworld (Mundodisco) es muy graciosa e inteligente.

Siento no hacerle justicia con mis palabras.

Así que voy a poner las suys:

“No one is actually dead until the ripples they cause in the world die away.” – Reaper Man (1991)

Y ahora?

Estándar

Terminé un gran libro anoche. Night Watch, de la serie Discworld de Terry Pratchett. En él, el protagonista, un policía en su grado más alto (soy de terror para los rangos), viaja al pasado por accidente y se convierte en mentor de su joven e inocente yo, mientras revive momentos históricos y revolucionarios de su ciudad. Una gran historia redondita.

Y bueno, ahora sí podría nacer mi hija.

No da para empezar otro libro.

Los libros que leí en 2014

Estándar

Este ha sido un año distinto (como todos los años?). El haberme embarazado me quitó pila de tiempo lector, como preludio de lo que va a ser con una criatura a la que atender permanentemente. Entre lecturas sobre embarazo y parto, idas al médico, exámenes, clases para futuros padres, mayor agote, necesidad de acostarme más temprano… También podemos sumar mis clases de francés, que implicaban un par de horas de viaje además de la clase en sí, y la necesidad de estudiar. Sin olvidarnos que incorporé a mi vida un celular “inteligente”, que me ha idiotizado un poco.

Pero algo leí! De hecho, fueron 43 hasta ahora, según mi cuenta de Goodreads. Sigo en franco descenso desde el desafío de los 80 libros en un año, pero supongo que todavía es un buen número.

Revisando la lista, veo que empieza muy bien, con los libros elegidos para el verano. Más adelante están los libros para niños que decidí leer por curiosidad y para estar un poco al día en la biblioteca en que trabajo, sumado al desafío de leer libros de autores uruguayos. Al final parece que leí cosas sueltas, que no convencen mucho.

Quise remontar para fin de año, así que me compré un libro de Terry Pratchett, autor que no falta en estas listas desde que Pancho me lo recomendó hace años. Pero no era de Discworld (lo compré a sabiendas), y me resultó mal escrito! Cómo puede ser? No me entusiasmó, y, por ende, lo abandoné. El libro en cuestión se llama Dodger.

No sé si es muy fiel esta lista, porque me consta que leí varios libros de Asterix y otros en francés, pero no aparecen.

Agradezco a mi yo de febrero, que empezó a escribir los comentarios de los libros que ahora casi ni recuerdo…

1) One Flew Over the Cukoo’s Nest / Ken Kesey

Lee el resto de esta entrada