Archivo de la categoría: Fiestas-conciertos-espectáculos

Turismo 2016 (abajo de todo hay cirque)

Estándar

Es casi tradición hablar de Turismo en qviaje. La semana por lo general se divide en dos: los primeros días, en que Adorado Esposo trabaja y Magui ordena cajones y revisa cosas viejas, y la otra mitad de la semana, en que siempre salen paseos lindos, sobre todo hacia el Este. Con Esposo salíamos en ómnibus a La Paloma y nos organizábamos para administrar los alimentos antes de ir al centro a comprar. O mis adorados padres nos prestaban su camioneta y de fiesta! Salía recorrida por distintos parajes. El año pasado no tengo idea qué fue de Turismo. Hija era pequeñita, por lo que asumo que nos quedamos piolas (miento: nos fuimos pal Oeste a lo de los parientes).

Este año invertí las siestas de la primera mitad de las vacaciones en hacer cuatro huevos de pascua con sus bombones caseros de relleno. Cociné alguna cosita y no ordené absolutamente nada. Nuestra casa es y seguirá siendo un caos. Jugué y leí con Hija, y también la dejé al cuidado de familiares para juntarme con una amiga.

Para la segunda mitad, la novedad es que avemus vehículo propio (iujuu!), y, sin olvidar nuestros orígenes, arrancamos a la hora que quisimos (aunque siempre terminamos corriendo! Para mí que es Hija que mete todo el estrés: se te trepa a las piernas cuando estás armando los bolsos y no hay forma), visitamos a la Bisa, y llegamos, una vez más a La Paloma.

Estuvimos acompañados de Abuelos maternos de Hija, quienes colaboraron en el minucioso arte de entretener a Pequeña (léase: prevenir quejiditos).

El jueves vimos algo de sol al atardecer. Después no more.

IMG_20160324_180320

Con viento arrancamos para La Pedrera, que hacía tiempo no visitaba.

Hubo otros paseos por la vuelta. Y tortas fritas.

El domingo amaneció así:

2016-03-27_07-43-20

Pero era mentira. Así que juntamos las cosas bajo lluvia y nos fuimos paseando.

(en la primera foto hay un arcoiris…)

Llegados a Minas, almorzamos en el Parque Rodó. Y lo recorrimos bajo llovizna. Qué lindo que es!

Para terminar la semana, metimos Cirque du Soleil. Habíamos comprado las entradas hacía unos cinco años, más o menos. Por suerte nadie se olvidó de ir, llegamos siguiendo las indicaciones viales, y no nos enterramos atravesando el estacionamiento.

IMG_20160327_185426

Éramos once en la patota, y la acomodadora se entreveró con nuestros asientos, así que nos terminó ubicando unas cuarenta filas más adelante, donde hubiéramos tenido que pagar el doble. Así que pudimos apreciar las expresiones de los artistas, ser bañados en pop y papelitos que ellos tiraban, y entrar en pánico cada vez que buscaban un voluntario.

Lo que hace esa gente no tiene nombre. Seguramente sean aliens. Quedamos anonadados con todo. Y también nos matamos de la risa. No sé si ahondar en que hubo partes del humor que no me gustaron… Mejor no.

Y despueś de toda la joda arranca la rutina de vuelta, se puede creer?

Anuncios

Ayer ví a la Filarmónica de Montevideo

Estándar

Será porque soy incapaz de seguir un ritmo y no reconozco una canción hasta que empieza la letra, la cuestión es que me fascina ver a los músicos. Esperando su momento, usando instrumentos inconcebibles, siguiendo los movimientos aparentemente ilógicos del director…

Hay de todas las edades. Algunos aguardan su participación como quien espera su número en el banco. Otros se nota que disfrutan la música, hacen comentarios y caras a sus compañeros, muestran aprobación por la actuación de otros, sonríen.

También me llama la atención el protocolo. Cómo el director señala a quienes se portaron bien en la pieza anterior para que se paren y los aplaudamos (los va eligiendo, y es como si fuera un premio). Y cómo saluda a uno de los músicos cuando termina.

Me encantan los solos, pero también me maravilla que todas esas personas puedan construir algo armónico.

Momo en la puerta de casa

Estándar

Pasan los febreros y no logro arrastrarme hasta un tablado. No sé por qué. No lo tengo incorporado.

Qué bueno entonces que armen un tablado móvil en la esquina de mi casa! Entre función y función entré a cambiarme, comer postre, mirar el final de Ciega a Citas… Y me quedé hasta el final! (que por suerte fue a medianoche, que al otro día había que trabajar).

Muy lindo todo.

Amarga!

Estándar

Os diré qué me molesta de las fiestas y luego me iré.

– El volumen de la música es demasiado alto, uno termina sordo y me es imposible escuchar los chistes de los demás. No queda más que bailar, por fuera de las risas de los demás.

– Que tiren humo.

– Los viejos que bailan en pareja, paseándose por toda la pista sin reparos, chocando gente y atravesando rondas.

(Imaginen lo que sufría yo cuando iba a bailar)

Los Brisconti 2010

Estándar

Esto lo hago por todos los que buscaron y llegaron a este humilde recinto para encontrar el show brisconti del año pasado.

Porque ayer fui con Fede y Gonza a la explanada de Océano a verlos de vuelta.

Porque otra vez llevé cámara de fotos.

El video un cague de risa (lloré)

Acá está el clip, pero debo decir que no es lo mismo verlo en pantalla gigante rodeado de cientos de personas largando la risotada al ver aparecer al Piñe!!

La parodia de los mineros bastante mierda, y después hubo mucha música. Son unos rostros.

Acá están con Pa’entrar en calor y Rada. (cliquear para ver más grande!)

Bien las nubes, que impidieron que nos achicharráramos. Bien el escenario, que era más alto que el año pasado, y por ende se veía. Igual esta foto la sacó Gonza, que es más alto que yo.

Igual prometí que es la última vez que los voy a ver!

Señores, de pie!

Estándar

El viernes con Bé, Dié, Mar, Lau y Gus fuimos a ver a estos personajes de acá arriba. La obra, De Pie 3 y el lugar la Sala Teatro de Movie. Se pierde un poco la intimidad que había en el undermovie con De pie 2 (y 1, pero esa yo no la vi), pero el espectáculo está genial. A mi modo de ver se destacan el inicio juntos, Alcuri, el video que pasan y el fantástico Pablo Aguirrezábal.

Quiero dejar esto bien claro: me fascina ese tipo. La forma en que habla, los gestos, su monólogo delirante. Casi me explota la barriga de risa, y lloré mucho de ídem. Ídolo!!!

Ampliamente recomendado para carcajearse de lo lindo.

Fui a festejar a los Celestes

Estándar

Estando en el trabajo hasta me frustré porque como empezaba a las 11 la caravana pensé que no iba a llegar. Claro que saliendo 13:30, soy una afortunada. Me fui hasta el centro porque Leti estaba en Libertador y Paraguay, sólo que cuando arribé ella se había tenido que ir, llamada por su jefa! Yo que pensaba pintarme la cara, ya que estaba acompañada! Así que me quedé sola en el cantero. Sola, pero rodeada de gente, eh? Había unas gurisas con una bombacha gigante que decía “esta es para vos, Diego” (lo único que no sé a qué Diego se refería). Muchos fotógrafos profesionales (por el tipo de cámara, digo) sacándole a un perro que tenía la camiseta celeste. Gente subida a unos andamios. Todo tipo de banderas y petates celestes o azules. Una señora que puteaba al hijo. Una oficina tirando papel picado. Un apartamento tirando papel higiénico. Hacía frío, che! Qué habré estado, media hora? Mirando los mensajes del celular calculo que habrán sido 40 minutos o más. Sin Sofi que estaba trabajando, Leti, Lore y Berni ídem, mis primos ni idea y mi hermano quién sabe por qué lugar de Europa… La pantalla gigante de atrás mío mostraba que el ómnibus venía por Paraguay ya, y la gente se ponía un poco más loca. Cuando finalmente llegó, pasó bien cerquita por donde estaba yo. Por el techo asomaban Abreu y Cáceres. De mi lado venían Lugano con una bandera y sonrisa asombrada, Arévalo, Sebastián Fernández, el Flaco Fernández, Lodeiro y allá atrás, en el fondo, con la ventana apenas abierta y sin asomarse, Suárez. No sé qué grité, los nombres, creo. Hice contacto visual con algunos, jaja. No terminaba de pasar el ómnibus que ya venía gente corriendo para seguir a los jugadores. Y ahí me sumé a la marea humana, bajando por Libertador, cantando Soy Celeste. En vez de seguir por Libertador agarraron por Paraguay para llegar al Palacio por Agraciada. Los chiquilines (adolescentes, bah) corrían por las calles paralelas para ver si los agarraban de vuelta. Yo llegué al Palacio, me acomodé por ahí, me compré una torta frita con mucho gusto a grasa vieja (no había almorzado), y descubrí a mi primo, que estaba “trabajando” (o sea, había ido con los compañeros de trabajo). Quedé atrás del de gorro aaalto y celeste, y de la bandera que nadie sostenía derecha. Pasaron unos con careta de Gorzy y un tupper de Crufi como “cámara celeste”. No escuché nada de lo que cantaban quienes estaban en el escenario, porque cantaban más fuerte los que agitaban adelante mío. Estaban algo tomados y acusaban al resto de pecho frío (siempre cantando, por supuesto).  Lo que dijo Tabárez, en cambio, fue tapado por el ruido ensordecedor de unos aviones militares que tienen una forma peculiar de homenajear. Cuando hablaron los jugadores tampoco escuché mucho porque nos dedicamos a cantarle a cada uno de ellos.  “El Loco la picó”, “es para Messi que lo mira por tevé”, “no es la mano de Dios, es la mano de Suárez…”. El himno, lo cantamos hasta el “sabremos cumplir”. Y luego me fui caminando a casa, señores. Con la satisfacción del deber cumplido y un recuerdo imborrable con una sóla mancha: la de pintura en mi bota.

(no se preocupen, salió).

Una nota más objetiva y con detalles de las intervenciones puede ser encontrada aquí.

Y otra más completa acá.

Primero de Marzo

Estándar

Había mucha gente, mesas de comida que recordaban a “El baño del Papa”, y caretas con la cara del presidente (decían “taaa?”), y como llegamos al final del discurso, había muchos que intentaban irse, pero estaba bravo. La gente se acumulaba frente a las pantallas gigantes, después de pasarlas uno se sentía uno otra vez. Un tipo se subió a un arbol (chiquito todavía él – el árbol) y arrancó a arrancar ramas: se ve que le molestaban para ver la pantalla. Las masas lo abuchearon, pero la policía lo salvó del linchamiento. De a poquito nos fuimos metiendo pa’ delante hasta instalarnos en la Plaza Independencia; en la actuación de La Catalina estábamos al lado de las sillas (pero por qué cuento todo esto?). Yo iba sacando fotos con la mente. Fotógrafos en las azoteas, banderas en los edificios, tipos sobre el kiosko de revistas y los baños químicos (en cualquier momento se venían abajo, parecía), un bebé totalmente a-do-ra-ble, y la gente cantando y feliz. Cuánto se entusiasmaban con canciones que yo apenas conozco! (oh, vergüenza!). Finalmente, confirmación de amor por Agarrate Catalina. Y vuelta a pata.

Tá, y después hoy no poder comentar mucho porque en el trabajo digamos que no son muy afines.

Manuelita no es una perra más, es astuta y muy sagaz.
En su mente de animal, tiene conciencia social.
Es de puro proletaria, que renguea al caminar.

Cuatro patas es una ostentación y según su convicción
tener cuatro es de burgués, si podes vivir con tres.
Muerte al perro con mantita, oligarca pequinés.

Manuelita, Manuelita quién diría donde estás,
vas a usar como tu cuchita el sillón presidencial.

De Pie 2

Estándar

(imagen de Pimba)

Anoche Fede, Berni y yo fuimos a ver De Pie 2 al Undermovie de Montevideo Shopping.

Los monólogos son de Gonzalo Cammarota, Ignacio Alcuri, Rafael Cotelo y Pablo Aguirrezabal, en ese orden.

Y la verdad que estuvo bárbaro. No recuerdo por qué razón no fui a ver De Pie (1), pero si el año que viene hacen otro, voy seguro.

(Hay que aprovechar que son las últimas funciones. Viernes y sábados a las 21 y a las 23:30.)

La previa fue una mierda porque con Berni salimos de mal humor de casa, hacia lo de mis padres, y la lluvia que era normal, se volvió muuy fuerte, y el que te dije no llevaba paraguas (nunca los usa). Paramos bajo un techo, y mi padre nos dijo que nos venía a buscar, pero cuando pasó siguió de largo, y yo salí como una loca a correr atrás de la camioneta pensando que me iba a ver. Pues no. Corrí una cuadra y me mojé lo que había logrado resguardar con el paraguas que yo sí llevaba. Finalmente, luego de llevarnos a casa de nuevo para cambiarnos, y comer pizza casera hecha por él, y reírnos un poco con Hogar dulce hogar, los ánimos cambiaron. Mi padre también nos prestó la camioneta para ir al shopping. Qué grande, se podría decir que nos salvó la noche.

(Otra cosa muy curiosa que me pasó, más temprano: salí para clase a eso de 19:30, ya con lluvia, y cuando llegué a la parada descubrí que no tenía la boletera. Volví para atrás porque estaba segura de que la había puesto en el bolsillo de atrás del vaquero, y seguramente se me había caído. Era cierto, estaba a unos cuantos metros de mi casa. La agarré y seguí para adelante, no volví a la parada. O sea, por una boludez semejante falté a clase, cosa que no va con mi historial. Lo peor es que mi clase se compone de tres alumnos, y otro ya faltaba – qué fastidio, tener que avisar cuando no vas. Me siento colpevole)

Pero vuelvo al tema de De Pie 2.

Me reí con Alcuri, más con Cammarota, me destornillé con el Rafa (mucho por cómo decía las cosas), y Pablo simplemente me puede.

Al final salieron los cuatro juntos a payasear, se metieron de vuelta cuando “llegaron los sandwiches”, pedazos de los cuales volaron hacia el público, y después algunos de los espectadores les tiraron los baldes de pop. Ahí ellos respondieron tirando bebida.

En fin, muy bueno, y recomendable.

Hoy empezó la Feria Internacional del Libro

Estándar

afiche 32fil set09v1

Del 3 al 13 de setiembre en la Intendencia (de Montevideo, por si acaso).

Lunes a Jueves de 10 a 22 hs – Viernes y Sábados de 10 a 23 hs – Domingos de 14 a 23

Entrada gratuita.

Hubo un tiempo en que la feria se hacía en el LATU. Ir era todo un desafío a la paciencia: una hora de ómnibus o convencer a mi padre de ir, y aprovechar el día gratuito (martes o miércoles). Era más espacioso. Me acuerdo de ir con Vicky y encontrarnos con un profesor, quien nos alcanzó al barrio en su auto con chofer. También de encontrarme con Florencia. O con Alicia en uno de los clubes de scribble. Y de no comprar nada.

No puedo perderme la feria del libro porque me sentiría muy mal, pero a la vez no logra satisfacerme del todo. Siento que todos esos libros están siempre en las librerías, me parecen muy interesantes, me encanta la diversidad de temas, chusmear las ilustraciones o fotos, pero nunca logro convencerme de comprarme nada. No sé qué me pasa con los libros a mí. Las novelas no terminan de parecerme que valgan la pena. Y eso que yo leo, eh? En definitiva me termino frustrando y sintiéndome un poco boluda. Será que lo soy?

De todas formas me voy a mandar, este fin de semana o la semana que viene, que está Miguel Ángel Dobrich presentando un libro no sé de qué, y Carlos Tanco entrevistándolo. También va a estar una ex-profesora mía, y va a haber homenajes varios a Benedetti. Quizás consiga algún marcador, o mire por vigésima novena vez los libros diminutos, o me quede más tiempo viendo libros para niños que para adultos.

En la página de la Cámara del Libro se puede descargar el folleto con las actividades y la disposición de los stands.

Que la disfruten!