Archivo de la categoría: Cumpleaños

El estándar (los caramelos, por ejemplo)

Estándar

Hoy Peque tuvo los cumpleaños del mes en el jardín. Y como buena madre hinchapelotas, mandé cartita a la maestra recordando que no queremos que tome refresco.

Hay un par de cosas en las que siento que voy contracorriente con el resto. Para mí es tan evidente que no es necesario ofrecerles bebidas gaseosas o caramelos a niños tan chiquitos! Es algo inevitable a la larga, porque es muy iluso pensar que nunca va a comer esas cosas (y ha comido, de hecho). Pero ayudaría si desde la institución a la que asiste le pusieran un poco de ganas y tuvieran una política al respecto. Cuando la anotamos nos preguntaron si tomaba refresco, y anotaron que no, que solo le darían agua. Pero a los demás no tienen problemas en ofrecerles, no? Y el primer día de clase, todos los niños se llevaron un regalito de parte del jardín: un tubo con caramelos masticables. Es necesario?

Hace unas semanas tuvimos el cumple (por fuera) de una compañera de tres que hizo la adaptación junto a Peque y que con cuya madre entablamos una relación amistosa. La bolsa de sorpresitas estaba llena de caramelos y un par de chocolates que fueron los que le dejé a Peque. No tengo nada en contra del chocolate, principalmente porque su consumo no consiste en chupar el azúcar por horas, y  no se pega a los dientes. Cuando los que se llevan la bolsita son niños de tres años para abajo, está bueno ofrecerles este tipo de chucherías?

Se me ocurren mil ideas de sorpresitas no comestibles: libretas, lápices, crayolas, gomas, juguetitos, libros, autitos, pelotitas, bolitas, amansalocos, plantitas…

Y también se me ocurre que podés incluir unas galletitas o brownies caseros y todos quedarían contentos.

Pero supongo que no es tan fácil salirse de lo esperado.

En diciembre, cuando le toque festejar por adelantado a Peque (cuyo cumple es en enero), espero poder ponerme de acuerdo con los padres de los niños que celebren junto a ella para repartir sorpresitas saludables.

Me encantaría, también, no ser considerada loca ni radical por rechazar los caramelos, y que haya alternativas sanas válidas para nuestros niños. Y que de mi hija no piensen: “pobre! no la dejan comer caramelos!”.

Díganme que no estoy sola!

Anuncios

30 + Cosas que hice antes de los 30

Estándar
  1. Gimnasia artística (tenía 5 años y 0 dotes)
  2. Natación
  3. Terminar una carrera terciaria
  4. Abandonar una carrera terciaria
  5. Dar clases (poquísimas y gracias)
  6. Estudiar tres idiomas (uno de ellos por exclusiva voluntad propia!)
  7. Leer mucho
  8. El camino del Inka
  9. Caminar de Valizas al Cabo Polonio (ida y vuelta, a veces).
  10. Caminar de La Paloma a la Laguna de Rocha
  11. Recorrer casi todos los departamentos del Uruguay
  12. Viajar a Europa
  13. Conocer las Cataratas del Iguazú
  14. (Subir al faro de La Paloma, al cerro Pan de Azúcar, a la Torre Eiffell…)
  15. Hacerme la rata (un par de veces, no se crean)
  16. Tener cuenta en redes sociales (y abandonar la mitad)
  17. Casarme
  18. Cuidar a una bebé ajena.
  19. Cuidar a una bebé propia
  20. Tener una cesárea (una de las experiencias más bizarras que he vivido)
  21. Ganar premios (becas de computación que nunca usé; medallas de inglés; un viaje a Italia…)
  22. Ser abanderada y escolta
  23. Escribir trillones de cuentos y novelas (o solo sus inicios)
  24. Llevar cosas dulces a los cumpleaños familiares por años (y sigo)
  25. Hacer mis propias tortas de cumpleaños 🙂
  26. Probar decenas de recetas y postearlas en un blog
  27. Mantener un blog de boludeces por 8 años y contando
  28. Trabajar online (sin remuneración, una cagada)
  29. Trabajar de voluntaria (hermosas experiencias)
  30. Trabajar en pasantías
  31. Trabajar en inglés
  32. Ser operada (hasta este año, mi historial incluía solo una extracción de lunar y una muela)
  33. Irme a vivir con mi novio
  34. Convivir con un cuñado
  35. Comprar una casa (en conjunto)
  36. Reformar la casa viviendo en ella (y estando embarazada también)
  37. Ir al Pilsen Rock (de lo más osado que he hecho en mi vida! ja), a la fiesta de la X, a algún que otro toque y a bailar
  38. Hacer dedo (una vuelta viajamos en un camión a oscuras, otras veces nos levantaron parientes)
  39. Bañarme en la playa de noche
  40. Bajarme de un caballo antes de empezar a andar
  41. Traducir un libro entero (nunca me quedó bien del todo)
  42. Sacar muchas fotos de todo
  43. Ser feliz

Cosas que no llegué a hacer antes de los 30

  1. Publicar la lista de cosas que hice antes de los 30

Más vieja

Estándar

Ya tengo 27 y estoy cansada.

Ayer fue un día insoportablemente caluroso; abrumador, aplastante, pegajoso. Terminamos la noche tarde, después de helado/teatro/cena/breve caminata por la rambla.

Y hoy abombada.

Pero vino el frente frío, que trajo lluvias, y con ellas la caída a pique del plan tomamos-un-helado-por-mi-cumpleaños-y-no-me-quemo-mucho-la-cabeza.

Así que dije: vénganse pa’casa! Y llegué corriendo a comprar víveres y ordenar el caos.

Igualito que hace dos años: la tarjeta, las compras, y la torta y souvenires.

Ojo! No es tanto que haya perdido el entusiasmo sino el tiempo para canalizarlo, y el espacio físico donde juntar gente en casa (temporalmente).

Historia de tres tartas de mousse

Estándar

Para su cumpleaños, Berni quiso una tarta con mousse de dulce de leche, que vaya a saber uno dónde probó.

No habiendo hecho tal cosa en mi vida, puse mis reparos.

No me va a quedar bien! Le tengo miedo a la crema de leche! No podés elegir entre las recetas probadas??

Pasada esa etapa, me dediqué a la investigación.

En un recetario Royal encontré una posible base…

Y en un recetario de pasteles encontré uno con varios mousses.

En montevideo.com hallé la receta de mousse de dulce de leche, y en el supermercado compré polvo para preparar.

Así que, manos a la obra.

Primero hice la base aquella:

Batir 2 huevos con 1/4 t. de azúcar y 1/2 cda miel.
Incorporar 1/2 t. de  harina, 1 cta polvo de hornear,  3 cdas cacao y 100 gr nueces.
Horno

Y después hice el mousse de dulce de leche (media receta):

Batir 250 g de crema de leche hasta que espese.
Mezclarle 1/4 kilo de dulce de leche
Batir 2 claras a nieve con una pizca de sal. Terminar agregando 2 cdas de azúcar impalpable.
Unir con movimientos envolventes.

Desmoldé la base de tarta sobre una bandeja, y le eché arriba el mousse (foto más adelante).

Quedó medio chicuela* la cosa, a lo que me dije:

NO VA A ALCANZAR

Entonces hice otra.

Esta vez, me decidí por una base de brownie, media receta (y con nueces! todo queda más rico con nueces) La otra salvedad fue que en vez de usar 1 huevo, usé las 2 yemas que me habían sobrado del mousse. Consejo: no lo hagan en sus casas. La masa quedó pastosa, le faltó líquido, y requirió de manos más pacientes que las mías para aplastar contra la tortera. Por consiguiente, después fue prácticamente imposible desmoldar (en realidad después se probó con más calma, y ninguna tarta fue desperdiciada.

La cubrí con mousse de chocolate de paquete y mousse de café del libro de pasteles: a la crema de leche en punto chantillí le agregué 3 cdas de café disueltas en agua, y 3 cdas de azúcar.

De re chupete el mousse de dulce de leche!!

Para el festejo dos, ya estaba más convencida del resultado, porque la idea de cocinar una torta no me inspiraba. Así que, de vuelta mousse de dulce! De vuelta brownie!

Esta vez con clara y yema, y en nuevo recipiente, de vidrio, donde cocinar y dejar hermosamente presentado (sólo tuve que esforzarme bastante al cortar las porciones)

Además hice mousse de chocolate:

Le agregué 100 gr de chocolate derretido a la crema en punto chantillí. Me quedó rico pero estéticamente raro, así que fue abajo del de dulce.


Usé galletitas Chocolina para los bordes 🙂

Y así termina la historia feliz de tres tartas de mousse.

* alguna vez habían visto escrita esta palabra??

Torta de cumpleaños (de chocolate bañada en merengue)

Estándar

Originalmente publicado en Qviaje aquí.

Ésta sale del Crandon. También está en la primer página de mi ya vieja cuadernola de cocina. Es la torta negra del diablo. Todo parece indicar que ya la he hecho varias veces.

Y dice así:

Batir 1/2 t. manteca hasta que est[e cremosa. Agregar en porciones 1 y 1/4 t. azúcar. Luego 2 huevos. Aparte mezclar 1/2 cta vainilla, 1/2 t. de cocoa y 1 t. de agua.

Por otro lado, 2 t. harina y 1 y 1/4 cta polvo de hornear.

Agregar las dos mezclas alternadas a la primera.

Hornear en 2 torteras a 175 grados, 35 minutos.

Usé mis dos torteras parecidas, pero cuando salieron del horno me di cuenta que eran demasiado finitas. Así que repetí la receta y me quedé con cuatro, sólo que Berni me obligó a dejar una de las capas para otra oportunidad.

Después de tener las tres capas, las mojé con almibar (1/2 t. azúcar, 1 de agua, hervir hasta que se diluya).

Unté las primeras dos con dulce de leche, y las últimas con el ganache que me sobró de las galletitas (ver aquí).

Para el baño, merengue. Que últimamente no me está saliendo. Grrr.

Cocinar a punto de hilo 1t. de azúcar y 1/2 t. de agua. Verter lentamente batiendo sobre 2 claras a nieve. Batir hasta que espese y forme picos.

No sé si el problema es que mi ansiedad me impide llegar al punto hilo, pero se ve casi inmediatamente que el merengue nunca va a formar picos. Y que, por lo tanto, el baño va a caerse continuamente hacia la bandeja. Por eso meto la torta lo más rápido posible a la heladera! (eso la hace más rica…)

Igual la gente dijo que estaba bien el merengue. Y de hecho, pareció estabilizarse. Estaba rico.

Torta de cumpleaños 1

Estándar

Cuando digo “torta de cumpleaños” quiero decir “la torta que hice en mi cumpleaños”.

De hecho hice dos, porque un día vinieron amigos y otro la flia. Mi razonamiento fue: hago una de chocolate con baño de merengue (amo el merengue) y otra de no chocolate con baño de chocolate (amo el chocolate también).

Hojeando el Crandon, me decidí por una que nunca había hecho y sonaba novedosa: Torta de caramelo.

Hubo que hacer caramelo con 3/4 t. azúcar (revolviendo siempre) y disolver con 1/2 t. de agua, luego 1 t. de leche y 1 cta. de vainilla.

Por otro lado se bate 1/2 t. de manteca hasta que esté cremosa, se agrega 1 t. de azúcar y 2 huevos. Acá me pasó que el azúcar que me quedaba no daba para llenar la taza, y con el azúcar rubia tampoco pude llegar al borde. Fue con menos, y se notaba en la masa que raspé del bols: estaba algo amarga (y con gusto a a zúcar quemada)

Mezclar 3 y 1/4 t. de harina con 3 ctas de polvo de hornear (y 1 pizca de sal), y agregar alternando con el caramelo.

Una vez hecha la torta (horno moderado, etcétera), y fría, la partí a la mitad y la mojé con almíbar. (1/2 t. de azúcar y 1 de agua, al fuego hasta que disuelva; en este punto nunca estoy muy segura, y nunca nunca me quedan tan mojadas como las de mi tía Elena). La mitad superior se me quebró en este punto. Es que como me quedó con curva, y la di vuelta para mojarla, el peso de los bordes, que no tenían apoyo y bla bla bla. Pero no me preocupaba en lo más mínimo (baño!!!)

Luego, por supuesto, abundante dulce de leche.

Decidí cubrirla con el baño de los lamingtons, que básicamente son cubos de bizcochuelo pasados por la mezcla que viene a continuación y espolvoreados con coco. Una nena sudafricana me pasó la receta, la probé y me encantó, pero me resultó demasiado engorroso. Es mucho más sencillo bañar directamente una torta.

Se precisan 3 t. de azúcar impalpable, 3/4 t. de cocoa, 1/3 t. agua hirviendo y 75 gr. manteca derretida. Se mezcla todo. Detalle: no tenía suficiente azúcar impalpable (sí, sí). Así que hice más o menos la mitad, y sólo pude cubrir la parte superior (y la enorme zanja).

Para terminar, entonces, recurrí al clásico baño de mi mamá: manteca, cocoa y dulce de leche a ojo, derretidos y mezclados al fuego.

Me quedó todo chorreteado (un toque rústico).

En definitiva, con todas las cosas que uno le agrega, no sé qué tan rica era la torta en sí. La combinación quedó muy buena (que me faltó azúcar??) He descubierto, además, que me gusta cómo quedan frías, en la heladera. Sobre todo el dulce de leche.

Pa empacharse.

Estuve cocinando

Estándar

Algunas de las cosas que preparé para el fin de semana pasado.

  • Palitos de queso
  • Torta negra del diablo bañada en merengue
  • Queso provolone
  • Pastelitos de queso
  • Galletitas rellenas de ganache
  • Torta caramelo bañada en chocolates

También hice pop acaramelado, pero se ablandó y terminó tirándose.

Más detalles proximamente (eso espero)

Fíjate tú

Estándar

Una vez más me olvidé del cumpleaños del blog. El 18 de julio (pá!) cumplió 4 añitos.

Mañana empieza el censo. Qué lindo que era antes cuando se convertía en un día de fiesta, no? Creo que entré en un solo censo: en el 85 todavía no había nacido (estaba a punto), luego el 95, y no hubo más, no?

Se quemó la lamparita, allá arriba.

Voy a probar de hacer omelettes.

Tá.

Torta con dulce de leche y merengue

Estándar

Era el cumple de Fede y Elisa ya había cantado para ella la torta de chocolate. Hojeando mi cuadernola de recetas, redescubrí la “torta escuelita”, que me habían pasado hace años con ese nombre heredado.

La cuestión es: masa, dulce de leche, merengue. Y al horno. Sólo que había descubierto que quedaba medio crudo si ponía todo junto, así que ahora primero le dí un poco de horno solo a la masa, y después agregué el resto.

Batir 80 gramos de manteca con 4 cucharadas de azúcar. Agregar de a una 4 yemas. Mezclar 250 gramos de harina con 2 cucharadas al ras de polvo de hornear, y agregar a lo anterior alternando con 3/4 tazas de leche. Colocar en asadera enmantecada. Cubrir con dulce de leche y con merengue hecho con 4 claras con 10 cucharadas de azúcar (la última no se bate). Cocinar 45 minutos a horno moderado.

No sé cuánto rato la dejé.

La masa no quedó muy crocante, y el merengue después se encogió (te juro), pero creo que estuvo buena.

25

Estándar

En el 2010 se cumplen o cumplieron los 25 de la Universidad Católica, el Montevideo Shopping, la Tómbola, y -oh sorpresa!- de la democracia uruguaya actual. Pavada de compañeros de aniversario. Una de las ideas que no concreté para mi cumple fue una especie de museo con datos de ese tipo. En 1985 nacía la Free Software Foundation y se escribe el Manifiesto GNU, un poco antes de que se lanzara el primer Windows. Es de ese año el single “We are the world”, los conciertos de Live Aid, el Discovery Channel. Una persona sale del hospital con el primer corazón artificial. Se estrena Back to the Future. Encuentran al Titanic. Se lanza el tetris. También cumplen o cumplieron 25 en 2010 Los Terapeutas, Keira Knightley, Cristiano Ronaldo y el Palito Pereyra.

No hice el museo pero sí hice sorpresitas. Y souvenirs.

Y una torta de 4 capas (me salió así casi sin querer).

Nótese el hueco que se me hizo en la capa superior. Lo cubrí con baño de chocolate.

Próximamente receta.

Qué pocas fotos que saqué.

Hubo gente también, pero no suben a qviaje 🙂