Archivo de la categoría: Cine y películas

Violencia jurásica y mi vuelta al cine en una entrada malísima!

Estándar

Mi regreso al cine después de tanto tiempo fue para ver una de dinosaurios (como me lo repitió varias veces mi hermano, para asegurarse de que sabía qué estaba haciendo). En 3D y en español. Horrible combinación, pero éramos cinco, y hay casos en que uno tiene que ceder.

[Puede contener mínimos spoilers]

Así que con el estómago apretado, esperando el momento en que el bicho deja de intuirse y se come de un bocado a un par. Viendo a la flaca correr con tacos (y desestructurándose, obviamente) junto con el macho alfa. Estresándome un poco, y a la vez riéndome de lo pedorro de las historias que rodean a los fantásticos efectos dinosaurio.

Luego, salir de la sala y ser derivados en manada por una salida escondida, directo al piso de abajo, por una razón que desconozco.

Preguntar en seguida cómo está la niña, y volver sin mucho preámbulo (nada de quedarse a cenar).

De a poco una se va soltando.

Pa, qué mutante que estoy, no sé ni lo que escribo.

Anuncios

Ayer nomás

Estándar

Fuimos al shopping, donde compré dos libros para bebé y un paquete de maní con chocolate por si me atacaba el hambre durante la película. Paquete que se me cayó en el minuto cinco debajo del asiento de mi desconocido compañero de asiento, por lo que, debido a que me parecía desubicado hacer ruido, me la pasé sosteniéndome la panza para que no me hiciera ruido. Después me comí un chivito canadiense al plato.

La película, Mr. Kaplan. Uruguaya. Y no tan “uruguaya” porque carece de esas escenas leentas en que no pasa nada que suele caracterizar al cine nacional 🙂 La verdad que muy linda historia, imágenes, y actuaciones. La recomiendo.

kaplan

Un sábado por la tarde en la tele

Estándar

Su enamorada se está por quedar sin trabajo porque los patrones a los que les limpia la casa se van a divorciar, por no poder tener hijos. Entonces él decide regalarles un bebé (que no sé de dónde salió, porque la agarré empezada): se los deja en el arbolito de Navidad. El bebé llora y aparece el hombre de la casa, quien, conmovido, lo toma en sus brazos. “Carmen!” llama, y la mujer pregunta “De dónde salió ese bebé?”

“Nos lo trajo Santa Claus”. Y se abrazan emocionados.

Fantástico el cine de Cantinflas.

La película y su contexto

Estándar

Fuimos a ver El Gran Hotel Budapest.

La sala estaba llena de veteranos, lo que implicó la ventaja de no ver gente boludeando con el celular y tener una audiencia respetuosa, y la desventaja de que la vieja al lado de Vero arrancó a roncar en el primer minuto de la película y luego se dedicó a toser sus pulmones.

Pero la película, queridos míos, es ampliamente recomendable. Intentaré elaborar con mi escasísimo vocabulario.

Agradable a la vista (paisajes, edificios). Ridícula. Con escenas medio delirantes. Personajes interesantes y raros. Grandes actores. Una historia dentro de una historia dentro de una historia. Poesía. Lenguaje elaborado y semi pomposo.  Trama.

Ahora sí la quieren ver?

Vamos al cine!

Estándar

El del Nuevocentro es el que me queda más cerca, y aplaudo la existencia de salas de las que puedo volver caminando.

Veamos la cartelera:

  • 300: El nacimiento de un imperio
  • Gravedad
  • Heredero del diablo
  • Las aventuras de Peabody & Sherman
  • Need for Speed
  • Non-stop
  • Tarzán
  • Tinker Bell

Exacto. Ninguna que me interese ver. Como en las últimas oportunidades.

Películas en otros cines que me gustaría ver:

Sí! Son muchas!

La miércoles con la selección de Movie Nuevocentro!

(de paso menciono la directa relación entre películas animadas y el idioma español en exclusivo, como si nadie quisiera escuchar el idioma original)

El alivio de sentirse acompañada

Estándar

Hoy terminé de leer The Book Thief (La ladrona de libros).

Lo había visto en las listas de mejores libros, elegidos por usuarios de Goodreads, y después coincidió que salió la película en el cine, así que la vi antes de leer el libro.

Me atrevo a decir que es una de las películas que más se alejan del libro en el que se basan (lo digo sin muchos argumentos, no tengo tanto conocimiento de adaptaciones): la cantidad de diferencias, quizás no demasiado importantes, son virtualmente infinitas.

Y ahí estaba yo, leyendo en el ómnibus, descubriendo detalles omitidos o tergiversados en el film, y pensando si tenía sentido seguir con la lectura visto que ya sabía la trama (generalmente hago al revés: leo el libro y después miro la película). Pero seguí, porque me gusta leer, y porque en cierto momento me enganché más.

Hoy llegué al triste final, y descubrí que no estaba acongojada. La historia no me llegó al corazón!

Probablemente, decidí, es el narrador.

Quién narra esta novela? La muerte. Una muerte personificada. Que no es humana, pero tiene sentimientos. Pobre, cómo trabajó durante la Segunda Guerra Mundial.

[La Muerte de Terry Pratchett en Mundodisco le da veintemil vueltas a la de Zuzak].

Lo siento, pero no puedo conmoverme con la carga que este personaje lleva sobre sus hombros.

Así que voy a Goodreads, a ponerle tres estrellas de cinco, con muchas dudas porque… por qué todo el mundo le pone cinco? Es que soy una desalmada? La verdad que la historia está linda, pero no me pareció tampoco la quinta maravilla.

Por suerte, entre todas las reseñas se descubren varias con pocas estrellas, que leo para descubrir en palabras de otro por qué no me satisfizo tanto este libro: la narración cortada, que anticipa hechos, las analogías raras, la falta de definición de los personajes…

Mi apreciación de la literatura coincide con la de otros (aunque quizás no la sepa expresar). No me siento sola.

cine

Estándar

En mi visita anual al cine con mi hermana vimos 12 años de esclavitud.

Una película tan buena como cruel, que deja a la sala moqueando durante los créditos.

Durante la función comprendí que las deidades del cine me estaban castigando por indignarme con lo que pueden considerarse nulidades comparadas a los sufrimientos de la humanidad. El castigo fue asignarme una espectadora a dos asientos del mío que usó su celular durante toda la función. Revisó y mandó mensajes permanentemente, e incluso dejó el aparato abierto, con su lucecita, apoyado sobre su rodilla, mientras ella miraba la gran pantalla. Y una señora, eh?, ninguna pendeja a la que se la pueda comprender por su corta edad.

Bueno, parece que siguen desquiciándome esas cosas.

 

nuevo cine y película recomendada

Estándar

Ya fui al Nuevocentro (el nuevo shopping en Mdeo) dos veces. No me pareció tan grande, pero sí ruidoso, y había mucha gente. En fin, un shopping. No es el mejor lugar en el planeta para mi gusto. De hecho, cada vez me rechinan más esos lugares.

Pero por qué fui esta segunda vez? Porque inauguraron el cine (Movie), y me lleva 5 minutos llegar en ómnibus (media horita caminando, que fue lo que hicimos a la vuelta).

El primer inconveniente que tuvimos fue que no pudimos comprar las entradas desde casa con la tarjeta de débito que uso siempre (y que tiene 2×1). Simplemente no estaba la opción. Quizás no está habilitada aún.

La sorpresa que nos llevamos fue que estaba vacío. Eran las 19, la película empezaba 19:30, y en el tercer piso del Nuevocentro había unas cinco personas chusmeando por ahí. Nadie en la cola para las entradas. Nadie esperando para entrar a las salas. Algunos subían las escaleras mecánicas y bajaban inmediatamente al descubrir que sólo había cine.

Compramos nuestras entradas 2×1 y salimos a recorrer. Entramos al Geant. Exagero al decir que tiene el mismo tamaño que el shopping, pero no tanto. Tiene tres pisos! Con todo lo que salimos de ahí fue con una botella de 1/2 litro de agua. Creo que representa todo lo que quiero evitar: meterme en esa locura y hacer cola por un producto…

Tuvimos que correr al cine en ese momento, porque ya era la hora. En la sala éramos 13 personas (nos conté), y agarramos las sinopsis empezadas (qué sacrilegio!). Lo primero que noté fue que los actores se veían rojos, y que la cabeza de alguno estaba cortada. Lo segundo, cuando sacaron la cinta para poder arreglar el inconveniente con el proyector (un muchacho nos pidió disculpas), fue un agujerito de luz verde en la pantalla. Lo tercero, el sonido de las películas contiguas mientras duraba el silencio en la nuestra, y los ruidos de gente moviendo cosas e incluso hablando en algún lugar del cine durante la transmisión.

La película elegida fue La vida secreta de Walter Mitty, traducción literal del título en inglés (viva!!) y basada vagamente en un cuento de 1939 de James Thurber. Increíblemente, faltan todavía unos días para el estreno en Estados Unidos y Reino Unido, así que aprovecho para decir que…

Está espectacular!

Walter Mitty

Las imágenes son imponentes, creo que lo mejor de la película. Los lugares, la acción (real o soñada), la historia, la música y la mayoría de los personajes son buenos, y tiene partes muy graciosas. Se puede decir que es un bolazo, pero de los lindos. Qué seríamos sin fantasía? Recomiendo ampliamente.

En definitiva, ni el agujerito en la pantalla, ni la demora en empezar la película, ni los ruidos que se no interferían con el sonido fueron tan graves, y nada que pueda opacar la gran película que vimos.

Sábado de cine

Estándar

Aprovechando que Berni no se fue al final, el sábado fuimos a ver The Hunger Games 2: Catching Fire. Es de esas películas que tenemos que ver juntos, ya que yo leí el libro y él escuchó mi resumen.

Compramos las entradas desde casa, esa maravilla de invento que te permite asegurarte un buen asiento desde temprano. Lástima que no siempre se le emboca con el esquema de butacas. Cada vez que voy al Movie pienso que tendría que hacerme una lista de salas con sus correspondientes mejores ubicaciones.

Esta vez la sala era la del teatro/Sala 3D, que es enorme. Y los asientos, que ya no quedaban muchos, fueron demasiado atrás y al costado (igual se veía bien). Llegamos al shopping, compramos pasas de uva con chocolate, y fuimos a retirar la entrada. Un mundo de gente. Comprar pop? O incluso retirar el que me dan gratis con la tarjeta? No, gracias.

Y por supuesto la cola. Cola que no tiene ningún sentido hacer, salvo que tengas que esperar en algún lado que abran la sala, y esa sea la forma más ordenada. Nos pusimos ahí al costado esperando que la fila empezara a moverse. Cuando así lo hizo, nos arrimamos a esperar el final, para unirnos. Pasaba y pasaba la gente, y no terminaba nunca! Debían estar hasta la otra punta del chopin! Lo más lindo que éramos como veinte en la misma, esperando el fin de esa cola infinita.

Buenísima la película, sobre todo porque el libro lo leí hace dos años y no me acordaba casi nada como para poder decir: esto no es así. Se ve que todo el público estaba compenetrado, porque no vi ninguna pantallita boluda prenderse en la oscuridad de la sala. Después de todo, éramos los fanáticos que fuimos a ver la película a dos días de su estreno 🙂

Viaje de frases

Estándar

Viaje nocturno a hospital casi cerrado, y la ironía de querer espera para poder leer. El libro que todavía no terminaba, y en cambio todas esas hojas eran glosario de flores y entrevista con la autora. Imaginate sentarte a leer y que se te acabe en la siguiente página. Esta era novela fluida nomás, pero la anterior, la del mayordomo… qué genial libro! cómo se van dibujando las realidades a través de la introspección y la retrospectiva, y cómo se puede estar tan empapado en un rol que se dejan de lado tantas cosas importantes. En este momento estoy esperando encontrar la próxima novela donde perderme. Qué baldosas tan flojas las que separan a un libro de otro! Uno duda de todo, el equilibrio es delicado. A la vez y mientras tanto, estímulos audiovisuales pagos, acompañados por la preocupación ante la incapacidad de concentración de ciertos habitués de la vida. Como que no se pueda no mirar el celular por un par de horas (y me refiero a todos los ámbitos), se atienda y hable sin ningun prurito, o incluso pasarse mensajeando y charlando para irse a las tres cuartas partes porque la película “no encara”. Esta última fue divertida; la anterior bella como las otras dos. A pesar de que la segunda mitad es una pelea sola, tiene esa capacidad de, hacia el final, transportarte de lleno al optimismo. Qué más? Comida: comer y no comer, contenerse o dejarse llevar. Fotos de alimentos. Preocupación por mensajes negativos y de distanciamiento en la sociedad. Cómo hacer para cortar esa brecha? Gimnasia y el acercamiento por la sonrisa. Un largo regreso caminando. Una bitácora que extraña. Una semana de sueño que termina. Un chorizo de frases vagamente relacionadas.

(Il linguaggio segreto dei fiorni; The Remains of the Day: El llanero solitario: Before Midnight)