Casi 20

Estándar

Casi 20 meses de la niña.

Está grande y muy comestible. Da besos y abrazos, y me dice “mamiiita” con tono aprendido.

Lo que más llama la atención es la adquisición constante de vocabulario.

Un día le decíamos que papá tiene barba y mamá no.

Padres: – Papá tiene barba?

Peque: – Siii. Mamá? No

Pero luego empezó a quitar la pausa y armar la frase “Mamá no”, lo que me pareció realmente significativo.

Pasar del “agua” a “más agua”. Responder “ben” cuando le preguntás cómo está. “Nono” cuando le preguntás qué estaba haciendo. “La tía calentó otra comida”, y con esa me dejó de cara.

Todavía no son muy frecuentes las frases tan largas, pero sí menciona todo, palabras sueltas, y verbos, y recuerdos de otros días. Nos gusta preguntarle, por ejemplo, los nombres de los miembros de mi familia que viven en Italia. Y los nombra a todos, aunque no los conoce. Es fantástico.

Con los colores empezamos hace un tiempo, pero todavía mezcla bastante. Una vez saqué una toalla nueva para el baño, color verde manzana, y ella toda entusiasmada: “Amarillo!”. Mientras yo pensaba que no valía la pena corregirla, porque la toalla no era tan verde tampoco, ella repitió la palabra amarillo unas diez veces. Se ve que le gustaba la palabra (y a mí cómo la pronunciaba!). Otra vez, le estaba poniendo su pijama rosado y ella me dijo “otro”. Querés el pijama azul? le digo, y ella: “amarillo!”. Peque, tenés dos pijamas, uno rosado y otro azul, cuál querés? “Amarillo!”.

Sus frases favoritas: “Peque* también” “Peque no” “No quero” “Niti nata” (ni idea qué es eso).

Cocina conmigo, la dejo mezclar. Hay miedo de por medio – a que tire todo, a que enchastre sus manos y después todo el resto, a que agregue objetos extraños a la comida – pero hasta ahora funciona bastante bien. Ayer agarraba un libro y lo “leía” como si fuera una receta, nombrando los ingredientes. Cocina con plasticina, y “come” la comida dibujada en libros y folletos. Le gusta que le dibujemos tortas (entre otras cosas), y pintarlas todas por arriba. Introdujimos un juego de herramientas de madera para ampliar el espectro, y anda por ahí arreglando cosas. También hace upa a sus muñecos, les da de comer y les limpia la cola. La limpieza le gusta: agarra un trapo y pasa por todos lados.

Y cada tanto se le da por masticar las crayolas. Cuando uno pensaba que ya habíamos superado eso! Agarra la crayola, te mira y le da un mordisco. Después cuando la retamos dice “asco, asco”. A veces se le da por tirar todo. Ama pisar el agua y volcar de su vaso. Suele pisar los libros. Se manda por la escalera sola. Te mete la pata en la cara. Se niega a cambiarse el pañal. Esas son las cosas que más nos hacen rezongar.

En esas andamos

* Los nombres fueron cambiados para proteger la identidad de los involucrados

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s