[Había una vez]

Estándar

Cuando Chu estornudaba, sucedían cosas terribles.

“Tengo hambre!” dijo Ben, gruñendo al despertarse. “Mucha hambre, un hambre de oso”, y se sentó a la entrada de su cueva, entornando los ojos, pues le molestaba la luz del sol, y envidiando a los que tenían algo que comer.

El gato Pipo se queja: ha perdido su chupete! Cayó por la alcantarilla y la lluvia ya arremete.

Cómo son los besos? Los besos son suaves, como copos de algodón que te acarician las mejillas.

Manolo quiere bañarse, chapotear con los juguetes. Ya está todo preparado, y dónde quedó el chupete?

La bruja Winnie vivía en una casa negra en el bosque. La casa era negra por dentro y negra por fuera.

La ballena baja al fondo, luego sube y suelta un chorro. Qué hay por ahí? pregunta el capitán. Un tiburón, feroz de verdad.

Era un ratoncito, chiquito, chiquito, que asomaba el morro por un agujerito. Desaparecía, y volvía a asomarse. Y daba grititos – cri cri cri – con mucho donaire.

Soy un sapo muy don juan y salgo de la laguna a contarle mis secretos a la luna.

Ovejita, dame lana. Para qué quieres mi lana? Para hacerme un jersey y estar siempre calentito; si me tapo la barriga, un buen catarro me evito

Cucú, cucú, cantaba la rana. Cucú, cucú, debajo del agua. Cucú, cucú, pasó un tren vacío. Cucú, cucú, qué lío, qué lío.

Si quieres ver una ballena, necesitas una ventana.

(Estos son los que me sé de memoria!)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s