Hora, juez!

Estándar

Antes de carnaval empecé trabajo nuevo. Van siete días, por ahí.

Evaluemos.

Me levanto a las 8 (siempre se despierta Hija antes que el despertador), en lugar de a las 6. Y tengo dos horas antes de salir. Desayunar, dar de comer a la peque, jugar con ella, lidiar con ella… Y pasarle la pelota al padre para cambiarme y partir.

Me sirven dos ómnibus en la esquina, y no me dejan más lejos que a dos cuadras. En 10 minutos estoy en mi destino.  Teniendo en cuenta que por siete años tuve una hora de ómnibus más 15 de caminata, esto es una maravilla. Básicamente el motivo por el que cambié de trabajo!

A la vuelta, llego antes de darme cuenta que estoy en el ómnibus. Ni vale la pena sentarse. El plus esta semana es que mis padres se están encargando de Hija en su casa, y, cuando llego, mi almuerzo me está esperando. Esto se acaba la semana que viene, en que voy a llegar famélica sin idea qué almorzar a deshoras.

Lo que me está matando vendría a ser el durante. El año pasado trabajaba cuatro horas y no me daba el tiempo para hacer todo lo que quería. Este año trabajo cuatro también, y tengo trojas de cosas para hacer, pero me la paso mirando la hora. “Ya pasó una hora” “Ya pasó la mitad”, pienso. Y cuando llega el momento, me voy con alivio.

El gran tema es que trabajo sola. Me falta el contar qué hice ayer, mostrar fotos de Hija, chusmear sobre los compañeros de trabajo. Extraño el consultar sobre cosas y tomar decisiones en conjunto. Me hubiera gustado entrar a la biblioteca, que me dieran la bienvenida, y que me enseñaran cómo se hacen las cosas. Así fue hace siete años, y vaya si se aplicaron cambios sugeridos por mí. Ahora, soy yo la que decide. Y eso me mata, porque pierdo mucho tiempo pensando qué es lo mejor.

Todavía no conozco los mecanismos y costumbres de mi lugar de trabajo, ni el programa de biblioteca, ni los nombres de mis compañeros, ni qué carajo hago ahí (jaja).  Pero ya le agarraré la mano, supongo.

En definitiva, todo un desafío me encontré para este año.

Cerquita, eso sí.

Anuncios

»

    • Jaja! Trabajo sóla en mi pequeña biblioteca, pero la institución tiene otros funcionarios, y ahora me sé los nombres! Bueno, casi todos. Me cuesta más aprenderme el de los alumnos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s