De fines de año

Estándar

Hoy terminaron las clases donde trabajo. Como siempre, los niños se fueron sin acordarse de las bibliotecólogas, y así, de un momento a otro, quedamos sólo los adultos.
Este fue un año raro laboralmente (y en todo!). Me pasa siempre que al empezar la licencia siento que hay un gran quiebre. Más el año pasado, que me iba a tener a mi hija y volvía recién en abril. Pff! Todo me era indiferente, total, yo estaba con un pie afuera… Como si mágicamente después de tener a Hija fuera a poder abandonar mi trabajo. Pero por más que parecieran largos, los meses pasaron y tuve que reintegrarme. No fue tan grave una vez que arranqué, y no tardé tanto en adaptarme a la rutina diaria.
Por suerte pude trabajar medio horario todo el año. Pero, claro, eso implicó perder contacto con mis compañeros, ya que no me quedaba a almorzar, y un montón de la vida del colegio. Me perdí todas las clases que venían de tarde, y todos los festejos con torta 🙂
De todas formas las mañanas me parecieron más que suficientes, y valoro las tardes en casa, con Hija.
Ahora llega fin de año, y yo decidida a cambiar de trabajo (shhhh!). No es tan fácil. El sentimiento que tengo es de “Me voy a la mierda!”, pero seguro que 15 días después vuelvo de cabeza gacha a las 8 horas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s