De cumpleblog

Estándar

Iba a escribir sobre otra cosa, pero cuando entré al blog WordPress me deseó feliz aniversario. Es cierto! Fue un feriado como hoy (que seguro no cayó sábado!) de 2007 cuando nos juntamos con Leti y Cris y armamos este espacio. (Esta quiso ser nuestra primera entrada, pero por algún motivo quedó después de la de Los Simpsons)

Al principio, queridos míos, esto era bastante paparruchesco. Boludón. Fotos nuestras, y de amigos. Pero yo fui tomando la posta y lo convertí en la biblia (como ellas decían, mucha letra). Se volvió mi blog personal y me dediqué a divagar sobre lo que me viniera en mente (no quiere decir que eso sea bueno, pero si no le gusta no está obligado a quedarse).

Ocho años, gente. Ocho años publicando cosas que a nadie le importa ni muchos leen. La entrada más popular, dicen las estadísticas, es una que se llama Feliz día mamás y tiene varias canciones-juego que cantábamos en la escuela, con eso te digo todo. También la del pastel de masa licuada, porque un tiempo esto se convirtió en un libro de recetas (ahora éstas derivaron a otro blog, más popular 🙂 )  Hubo un tiempo en que la gente llegaba porque había escrito sobre la agenda Pascualina (sírvanse leer los comentarios, no tienen desperdicio), pero tuve que tomar medidas drásticas para que no me jodieran más.

He ganado y perdido seguidores (hace años que mis compañeras originales de blog se gastan en leerlo… Pero seguimos siendo amigas! 🙂 ). Tampoco es que sea muy buena en eso de seguir a otros, soy muy inconstante.

En estos años analicé los contenidos de los paquetes de galletitas surtidas (era un muy buen proyecto, si se me pregunta), y comenté libros, películas, viajes en ómnibus (no voy a mentir: estoy leyendo las categorías). Publiqué sobre mis viajes al interior y al exterior (Roma, Perú, Flores, por nombrar algunos)

Y en la vida real? Son ocho años fundamentales, porque fue el inicio de mi vida laboral, el fin de mi vida estudiantil (y un par de comienzos más), mi casamiento, y, ahora, el nacimiento de la pequeñaja. Y no sé la gente en general, pero a mí me encanta cada tanto perderme en los vericuetos de este viaje en la blogosfera y reirme con mis propias ocurrencias (sí, y qué?), recordar cosas insólitas, como mi charla con un edil de Sayago, o ver los bolazos que se me ocurrían (dibujos de brujos, el “poema” sobre la paloma que comía alfajor , o este poema con links en cada palabra (he sabido estar mal de la cabeza, evidentemente).

En fin, que aunque no siempre lo actualice, este blog me hace feliz.

Felices ocho años!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s