Recapitulando

Estándar

Parece mentira que ya haya pasado una semana de las vacaciones -ahora sí- de julio. Por más que me queje, me gusta esto de estar en casa y tener un poquito más de tiempo para la niña y para dormir.
Y hemos tenido de todo. Días en que no supe qué hacer con la gurisa, porque parecía tener sueño y no lograba dormirla, o que no me permitía alejarme de su campo visual sin quejarse.  Y de repente, voy y la duermo con una sola vuelta de Osías (el osito en mameluco), o le logro sacar las tales carcajadas sin ni siquiera intentarlo (he ahí la clave, supongo). Tuvimos momentos de sonrisas y juegos, y darse vuelta al costado, y aguantarme mientras hago otras cosas, y siestas razonables, y una especie de rutina en la que la noche empieza antes de las nueve.
Paseamos en coche por el barrio y el aledaño, y en auto hasta el chopin
Recibimos carpinteros para rememorar el embarazo (y para ponerle puerta al cuarto de la bebé!).
Jugamos y leímos y miramos las cosas de la casa, los autos, el tren.
Yo leí la mitad de de un libro, di vuelta el colchón y cociné masitas. Además de ver el sol de la mañana por mi cuarto. Y empezar a a despejar el living ( lleno de porquerías desde la obra el año pasado, y que va a albergar un cumpleaños el viernes que viene).
La semana que queda viene completa de actividades tales como médico, dentista, merienda y un par de cumples (uno de ellos en casa!)
Veremos cómo marcha.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s