Vacaciones!

Estándar

Hoy empiezan las vacaciones de julio. Y este año me tocan, porque mi licencia maternal coincidió en gran parte con mi licencia anual, así que me quedaron pila de días que puedo usar ahora.

Arrancamos el día varias veces (a la 1:20, a las 4:30, a las 6:25 y a las 8:47, lo tengo registrado). Lo que lo hace más frustrante es que la noche anterior durmió 7 horas de corrido… No la logré dormir nuevamente, así que dimos inicio al día. Al rato, se estaba mandando harta cagada. Las toallitas húmedas del cambiador estaban totalmente secas, y las otras (todas regalo, todavía) en mi cuarto. Le grité al esposo: “traeme toallitas!”, pero no hubo respuesta, así que me avivé y di los dos pasos hacia el bolso, donde había más (no, no se me cayó la nena). Mientras la estaba cambiando se meó y mojó la ropa que tenía puesta, así que la tuve que cambiar (algo que no nos gusta a ninguna de las dos – “Ya termina mamá, una manga más, a ver dónde esta la manito?”). Para cuando terminé, ella daba claras señales de sueño, así que me dispuse a cantarle un par de veces Manuelita. La puse dos veces en su cuna y las dos se quejó más, pero a upa no parecía estar funcionando tampoco (y me estaba apretando el labio bien fuerte!). Ya caliente, llamé al padre (anteriormente mencionado como el esposo) para que se ocupara de la situación. Después de todo, a esa hora yo no estoy nunca (y ella duerme corrido desde que la dejo a las 6:45 hasta las 10, tomá pa’ vos). Obviamente la niña dejó de quejarse y estuvieron jugando amorosamente. Cuando volvieron las señales de sueño, simplemente se acostaron los dos en la cama grande y se durmieron la tal siesta (y una que quiere “hacer las cosas bien” – ya sé que es relativo – y que se acostumbre a dormir en su cama!).

Mientras tanto, yo crucé al supermercadito de la esquina a comprar tres bobadas. Entre ellas, jabón en polvo. Solo al llegar de vuelta me di cuenta que era para lavado a mano (jaja – y no volví a cambiarlo). Más tarde me dispuse a hacer pan en la máquina. Ya estaban todos los ingredientes cuando noté que no había harina suficiente. Completé con almidón de maíz, así que el pan va a quedar feo, y luego le erré de programa y no pude detenerlo ni desenchufando (la máquina tiene memoria aún desenchufándola, podés creer?).

En fin, idioteces que lo ponen de mal humor a uno. No sé qué esperar de estas vacaciones. Temo crear una lista de pretensiones y después tener que tirarla a la basura. Sospecho que voy a terminar tan cansada como yendo a trabajar, y que el regreso va a ser peor por la cuestión de acostumbramiento de la pequeña, vio?

No es que uno no lo supiera, no? que no iba a ser fácil. Pero tampoco es que me haya puesto a pensar en todos los detalles. Aprendizaje constante + impredecibilidad de los días.

Que tengan una buena semana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s