Vida con bebé

Estándar

Estamos viendo el debut de Uruguay en la Copa América en lo de mi suegra. Sin tareas pendientes, arde el fuego, comimos bizcochos, logré dormir a mi hija sin teta, y vamos ganando. All is good.
Porque últimamente la cosa está complicada. La bebé se rehúsa a que la duerman salvo por vía de leche materna en envase humano, aunque se muera de sueño y haya tomado recién. Cuando lo logró, se despierta a los 5 minutos, cuando yo todavía tengo la cabeza llena de planes (lavar los platos, esterilizar memas, lavarme los dientes). Y cuando está despierta se pasa reclamando atención y presencia, y se queja (porque tiene sueño!).
Con todo eso, es difícil recordar los buenos momentos en que se ríe y gorjea, y mira atentamente los libros hermosos que le compran los padres (que los hay!), y cuando me preguntan “cómo está esa beba?” tardo unos segundos en responder: “divina” .
Y después está el tema de sentirse una mala madre por estar deseando que se duerma para poder hacer cosas, o que por lo menos le divierta lo suficiente verme cocinar como para no quejarse por un rato. Debería seguir intentando dormirla o distraerla con juegos y cantos? Y cuánto afectan mis acciones hoy, a sus cuatro meses largos (dormirla en brazos, ponele), en sus costumbres futuras?
Y bueno, uno la rema todos los días, disfrutando los pequeños triunfos, esperando que ésta sea una etapa (sucedida por otra, con dilemas diferentes), y aprovechando los fines de semana con brazos extra y menos responsabilidades.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s