Necesidad

Estándar

Estoy sentada en penumbras en mi cuarto. Acabo de volver después de dejar unos minutos sola a mi hija, en su catre. La había dejado tranquila, con chupete, y en todo el lapso en que me ausenté no sentí ningún quejido, así que me acerqué pensando (y queriendo) que se había dormido. Y acá me la encuentro, tan plácida, de ojos hiper abiertos… Me da una cosita que esté ahí, sola en una habitación, pensando quién sabe qué… A veces parece tan independiente! (22 días tiene).

Estaba pensando en la importancia de la compañía en esta etapa de bebé reciente. Compañía para la madre, digo. No solo me vino bárbaro entrar a bañarme mientras estaba la familia, y la cena que preparó mi suegra justo hoy que el padre de la criatura volvió a trabajar (buuuu! Te extraño!!!). También aprecio terriblemente que otras personas vengan a tenerla en brazos, a calmarla cuando yo ya estoy superada, salvándome energía para la noche. Y valoro el contacto con gente, el diálogo, un abrazo de mi mamá… Salir a dar una vuelta con el cochecito se vuelve fundamental para mi psiquis.

Así que aquí estoy, viendo cómo mi hija no estaría en camino a autodormirse, y esperando que llegue mi esposo para ir al baño (estoy segura que grita si me siento en el wc: creo en Murphy a full), deseando que sea una buena noche (tres tirones de tres horas firmo).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s