El recorrido

Estándar

Antes de que se largara este diluvio, hacía un calor apestoso en Montevideo. Ya de licencia, tuve que ir a la mutualista (lugar que visito una vez por semana mínimo) a hacerme un examen de rutina, al mediodía. Me llevó Ali, y, a la vuelta, me tomé un taxi.

“Qué camino querés hacer?” Es una pregunta que, dirigida hacia mí, es inútil.

“Ni idea,” respondí, y el tipo se mató de la risa. “Me encantó”, dijo, “entonces vamos a hacer el mejorcito”. Y dimos terrible vuelta.

Llegando a destino, el hombre me dice: “Ahora, cuando lleguemos, del precio total del viaje te descuento $20, porque me pasé, seguí de largo cuando tendría que haber doblado por tal calle”.

Tomá pa’ vos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s