Paseo en lancha por Bonifacio

Estándar

Amanecimos tempranito en Bonifacio (Córcega). De mañana el puerto se veía aún mejor.

Lo que nos quedaba por hacer era un paseo en lancha por los alrededores. A las 11 ya nos tomábamos un barco que nos cruzaba de isla.

Hay un par de empresas que ofrecen dos o tres recorridos. El que elegimos nosotros, de la Société des Promenades en Mer, duraba una hora. Así como la página web y el folleto, toda la explicación de la guía fue en francés. Merde!

A lo sumo nos dio para entender gauche y droite y girar las cabezas en la dirección correcta (sin embargo en una nos pidieron que nos sentáramos y todos nos quedaron mirando porque no lo hacíamos!). También entendí: “Napoleón”, “usando la imaginación”, “la roca que aparece en todas las postales” y  “Cerdeña es 4 veces más grande que Córcega, y también 4 veces más…. [chiste con el que todos rieron]”

Ah! Estos no entendieron todavía que un turista es un amigo, como dice nuestra campaña de turismo! De todas formas el paseo estuvo lindo. Pudimos admirar desde otro punto la ciudadela:

Y entramos a una gruta! Parecía que nos íbamos hacia la roca, pero pasamos por un hueco y llegamos a este hermoso lugar con vista al cielo (Gruta de Sdragonato).

Filmé un pequeño video.

Recorrimos las costas de piedra caliza (esto hacia la derecha saliendo del puerto).

Y luego hacia la izquierda, nos llevaron hasta la famosa roca (Grain de Sable) para llevarnos nuestra propia postal.

Ya volviendo, pude sacarle fotos a la ciudad colgada de la roca, sin las cabezas de los veteranos frente al lente. La escalera que se ve lleva el nombre de Rey de Aragón. Tiene 187 escalones, que dice la leyenda fueron excavados en una noche por los soldados del rey, intentando ocupar la ciudad en 1420. En realidad sería muy anterior, y su objetivo era llegar a una fuente de agua potable.

Este hueco ahí se usó para poner un cañón en la segunda guerra mundial, si no entendí muy mal. No encuentro nada de información al respecto.

Restaba entrar de vuelta al puerto, juntar las cosas y cambiar nuevamente de país.

Nuestro pasaje por Córcega fue rápido y desprolijo: mal planificado. De todas formas, de lo poco que vimos pudimos apreciar la inmensa belleza de la isla.

Mi consejo a mí misma, como ya he mencionado, es, si vuelvo, hacerlo con tiempo, con plata y con un conocimiento más que básico de francés.

Y seré feliz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s