Llagada

Estándar

Estaba profundamente dormida cuando sonó el despertador para que tomara el medicamento. Evalué tomarlo más tarde, pero primó el hacer las cosas bien (ya bastante le había errado a la matemática horaria ayer). Consumí esa pastilla más grande que mi garganta, y luego me volví a la cama para poder seguir durmiendo tranquila en mi tercer y último día de convalecencia (eran 8:30!). Ni bien me acosté, sin embargo, llegó el despintor, quien se puso a trabajar en las ventanas de mi cuarto (del lado de afuera, claro). Despintar hace mucho más ruido que pintar, sabían? Eso y el tránsito. Qué ruidaje que hacen los vehículos, che! Me levanté.

Como dije, es mi último día en casa, después de que el lunes me volví del trabajo temblando. El médico decretó llagas y me lo pasé durmiendo.

Ayer, sin embargo, le empecé a agarrar gustito a esto de quedarme en casa. Lo maravilloso del tiempo! Aproveché para empezar a armar un video en Kdenlive (un proyecto que tendría que terminar para este sábado). Me resulta muy divertido editar videos (nunca me había interiorizado en el tema), y casi opaca el tedio de mirar los tutoriales en youtube (aburridooooooo!!!).

En eso se me fue el día. En eso y una siestita, unas galletitas nuevas, unas casi entradas futuras para mis blogs, lectura semi-banal y alguna dispersión por la world wide web.

Si no fuera porque mañana es el almuerzo de despedida del trabajo, me repensaba atenerme al 72 del “de 48 a 72 hs” del certificado del Semm.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s