Roma. Primerísima parte.

Estándar

Estuve en Roma por tercera vez.

La primera fui con mi hermano. Él tenía 20 años y yo 18, y al viaje me sumé casi a último momento, después de que su amigo se bajara por distintos motivos. Esa vez reservamos en un hostal de la juventud, cerca del estadio de Roma (el foro itálico, varias construcciones deportivas) y lejos de todo lo que hay que ver. Teníamos que tomarnos un ómnibus y un metro para llegar a algún lado, y correr de noche porque después de las 12 no te dejaban entrar (no sé si sigue siendo así). Eso implicaba que salíamos de mañana y no volvíamos hasta la noche. Nos quedamos cuatro días.

La segunda vez fue dos años más tarde. Esta vez fui con un grupo de jóvenes de toda América del Sur. Éramos los ganadores de un concurso para descendientes de italianos, donde habíamos tenido que probar nuestros conocimientos de lengua y cultura italianas. Llegamos todos a Roma, donde pasamos un par de noches, y luego nos repartíamos en tres regiones distintas de Italia. Durante nuestra mini estadía en Roma tuvimos todas las horas diurnas ocupadas con actividades organizadas. Discursos, entrevistas, cámaras… y poco tiempo para recorrer la ciudad eterna. Así que salimos de noche tarde a recorrer las calles semi vacías. Ahí sí que estábamos cerca de todo, en un hotelucho 2 estrellas. Y si alguien quiere sentarse tranquilamente en la Fontana di Trevi sin que circulen cientos de personas por delante, es a medianoche que tiene que ir. 🙂

Pasaron siete años y volví a Roma. Esta vez con mi hermana menor y Mi Adorado Esposo (que ya me había visto partir dos veces estando de novios, y no iba a dejar que sucediera una vez más sin él).

Y yo, que iba con imágenes mentales clarísimas de la disposición de la ciudad, tuve que dedicarme a llenar agujeros y a reprimir, sin mucho éxito, mis “cuando yo vine esto no era así”. Qué loco cómo cada visita puede ser tan distinta.

Salimos para Roma desde Torino. Si no les importa que intercale un consejo, comprar por adelantado los viajes en tren resulta mucho más económico que hacerlo ahí mismo en la estación en el momento o unos días antes. Quedamos gratamente sorprendidos de que nos alimentaran en el trayecto (galletitas y bebida), y eso fue porque habíamos comprado categoría “Premium” (tomá pa’vos). Viajamos en Trenitalia, pero la experiencia fue aún mejor volviendo de Napoli en Italo, una compañía nueva (me adelanté un poquito).

Habíamos reservado un B&B a dos cuadras de Termini, la estación de tren. No hay como estar cerca de los medios de transporte! De ahí sale el metro, que es muy fácil, y tiene paradas con nombres clave como Colosseo…

Estábamos a pocas cuadras de Piazza Repubblica y las termas de Diocleziano. Estos baños públicos fueron los más grandes de Roma. Podían alojar a tres mil personas a la vez!

Utilizando los espacios de las termas, se hicieron la Basilica de Santa Maria degli Angeli y el Convento dei Certosini, diseñados por Miguelángel.

El día que llegamos, después de almorzar y ya con guía en mano, nos fuimos para el lado de las termas, pasando luego a la plaza del Quirinale. El Quirinale es una de las siete colinas históricas de Roma. Ahí está la sede de la presidencia de la República.

Luego caminamos hasta la zona de los foros imperiales y el Victoriano. Lo primero que vimos fue la columna de Trajano, que sigue intacta. Se construyó para celebrar la victoria sobre Dacia (actual Rumania). Está toda decorada con figuras, representando la campaña en Dacia. Esto lo hace un documento imponente. Aparentemente el terreno donde está la columna era una colina que tenía su altura, y que fue aplanada.

Caminamos por frente al Victoriano (un harto monumento construido en honor al primer rey de Italia, Vittorio Emanuele II, y que muchos llaman la máquina de escribir) y agarramos hacia la derecha porque yo recordaba que para ahí estaba el Capitolio (no erraba).

Pero mejor publico esta entrada, que ya está larga, y sigo la próxima con lo que hicimos después (nos caminamos todo, eso hicimos!).

Anuncios

»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s