París 3: día ecléctico

Estándar

El tercer y último día en París nos fuimos caminando hasta la Biblioteca Nacional. Este edificio, con cuatro torres que representan libros abiertos, fue inaugurada en 1996. Al centro hay un patio arbolado que nos hizo acordar a Jurassic Park. Toda la zona es bastante moderna.

Luego de admirar este edificio por afuera (hicimos un vago intento de entrar, pero no), nos fuimos a hacer compras a Decathlon. En fin.

De tarde, nos paramos frente a este edificio:

Moulin Rouge

(Moulin Rogue: check)

Y de ahí caminamos hasta la iglesia del Sagrado Corazón: Sacre Coeur.

En el camino, una vez pasados los sex-shops, estaba lleno de tiendas de souvenirs, sobre todo la calle que sube hasta la iglesia. Y también de tiendas de cosas ricas y lindas, donde hubiera quedado horas y comprado de todo. Llené discretamente una bolsita de chocolates que estaban exquisitos.

Desde las explanadas de Sacre Coeur, una hermosa vista de París.

Estaba lindo, había bastante movimiento, y un tipo tocando la trompeta (no, no me refiero al gordito, sino al que está recostado sobre la baranda). Pero en cierto momento esas nubes grises que cubrían la ciudad empezaron a largar agua, y corrimos todos a buscar la protección del Señor (digo, del que construyó la iglesia…). Luego de recorrer Sacre Coeur por dentro, nos paramos en la puerta a decidir nuestro destino. Finalmente amainó la lluvia, y B. y yo terminamos vagando por ahí, en una lenta vuelta al apartamento.

Pasamos por otra cara del Louvre…

Y por el museo de Orsay (que era estación de tren, y dicen que vale la pena ya sólo por el edificio, pero que además tiene las obras de los impresionistas. Prometo que la próxima vez que vaya a París entro a los museos! Y me tomo un bateaux, y me siento en un restaurante…)

Museo Orsay

Una cosa que quería hacer era comer un croissant de boulangerie

croisant

Son ricos, pero honestamente prefiero los croasanes uruguayos… aunque son otra cosa totalmente!

Dormimos una noche más en la ciudad, cenando en el apartamento. Y a la mañana siguiente juntamos todo, dejamos las llaves adentro y nos fuimos caminando (habiendo decidido que eran más estresantes los movimientos subterráneos) a la Gare du Lyon, donde nos tomamos un tren a Torino.

Recapitulando esta estadía en París me lleva a la conclusión de que tengo que volver a la brevedad. 🙂

Sólo me queda subir las fotos sueltas!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s