La peluquería

Estándar

Ayer tenía casamiento. Y dije, que para no ir con el pelo suelto como siempre, iba a pasar por la peluquería a hacerme un peinado. No sólo brushing, porque como tengo el pelo rebajado, la última vez me quedó un globo asqueroso.

Así que, precavida, pasé el jueves a preguntar si tenía que hacer reserva.

No, no se manejan con reserva, pero a qué hora querías venir?

Y… a las seis?

Dale, bárbaro. Vení un rato antes así vemos qué peinado.

El sábado caigo 5:30 y había dos personas siendo atendidas, y otras 3 esperando (en las únicas 3 sillas que había).

Al cabo de unos instantes de quedarme ahí parada como una nava, las peluqueras me dicen:

Mirá que va a demorar.

Querés venir más tarde?

Bueno. A qué hora?

6:15

A esa hora estaba de vuelta. La situación no era muy diferente. Se había ido una clienta, pero se había sumado otra (o sea, que al haberme ido a casa, perdí un turno).

Pasó el rato, en el que ojée dos Semanario y putée internamente en todos los idiomas. Para el momento en que me empezaron a atender ya tenía muy poco margen de maniobra (a las 8 me pasaban a buscar para ir al casamiento).

Finalmente decidimos hacer trenzas en forma de vincha. Tironeaba del pelo que me duele el cuero cabelludo hasta ahora. Pero lo peor fue cuando deshizo toda la trenza porque le habían quedado globitos…

No tengo más tiempo! No se notan los globitos. Hacelas y listo!

En cinco minutos me vestí y apronté.

Qué estrés. La próxima caigo a las 4, con un almohadón y un libro!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s