Más vieja

Estándar

Ya tengo 27 y estoy cansada.

Ayer fue un día insoportablemente caluroso; abrumador, aplastante, pegajoso. Terminamos la noche tarde, después de helado/teatro/cena/breve caminata por la rambla.

Y hoy abombada.

Pero vino el frente frío, que trajo lluvias, y con ellas la caída a pique del plan tomamos-un-helado-por-mi-cumpleaños-y-no-me-quemo-mucho-la-cabeza.

Así que dije: vénganse pa’casa! Y llegué corriendo a comprar víveres y ordenar el caos.

Igualito que hace dos años: la tarjeta, las compras, y la torta y souvenires.

Ojo! No es tanto que haya perdido el entusiasmo sino el tiempo para canalizarlo, y el espacio físico donde juntar gente en casa (temporalmente).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s