tre

Estándar

Viste esas conversaciones de por ahí de las que sólo escuchás una de las partes? Y no es que sea alguien hablando por teléfono. Son dos personas, a unos metros de distancia. Por ejemplo, cuándo no, en el ómnibus. Uno habla fuerte, pero hay silencios entre medio, y es que la otra persona, seguramente avergonzada de que todo el mundo escuche su charla, responde mucho más bajito. Ayer en la plaza Cagancha, mientras leía (qué lindo, leer en una plaza… por suerte existen las esperas), scuchaba uno de esos diálogos. El tipo le decía un poco de todo a la mina, pero no supe cómo se defendía ella.

Lo curioso del aire acondicionado es que uno se acostumbra rápidamente a la temperatura y calidad del aire. Uno entra y siente una inmediata sensación refrescante. Pero pasa el rato, y se siente normal, como uno que tiene donde dormir y qué comer todos los días y no se maravilla por su cama ni sus alimentos. Es salir de esos locales o habitaciones que representa a la perfección eso de que uno no aprecia lo que tiene hasta que lo pierde. Y cuando uno se entera que el aire normal y natural puede ser increíblemente denso, húmedo y aplastante.

Fuimos al cine y resultó ser 3D. Ya había aprendido que no me servía, pero la forma en que terminé yendo a ver The Invention of Hugo Cabret fue rara, y no hubo otra opción. A todos los que precisan lentes para ver les pasa? Me tuve que sostener el segundo par de lentes todo el tiempo para que no me hiciera mucho peso sobre mi nariz. Acalambrante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s