Detalles que lo dejan feliz a uno

Estándar

Después de gastarme una enorme cantidad de plata para ir y volver del centro en horario laboral, fui a sacar boletos.

Me preguntan: cuántos querés? y acto seguido, de qué categoría sos?

Un breve vistazo a la cartelera y respondo: A.

Entonces pasás a la B.

Como puse cara de no entender, la mujer me mandó a leer los nuevos cartelitos (siempre pienso que son para otros los cartelitos).

En un principio pensé que se/me había equivocado, y que los de la A pasaban a la B.

Pero no! Los menores de 30 de la B pasamos a pagar como categoría A y los liceales pasan a viajar todos gratis.

Conclusión: por la misma plata que iba a comprar 42 boletos, terminé comprando 56.

(Un momento de incertidumbre se produjo cuando me preguntó a qué facultad pertenecía, y pensé que me habían borrado de los boletos -porque, seamos sinceros, no me corresponden-, pero era sólo la máquina que se había trancado).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s