con zeta

Estándar

Nadie te creería. Luis Maria Pescetti. Bs.As : Alfaguara, 2004

Lo encontré en la biblioteca hace un tiempito. Ni bien lo abrí, me encontré con esta maravilla:

Había una ves con zeta tres serditos con ce que bibían con ve muy serca con ce uno del hotro sin hache. El priméro sin acento tenia con acento su caza con ese echa con hache de paga con jota. El segúndo también sin acento la abía con hache hecho de madera falta una coma o punto seguido Y el tersero con ce la abia le falta la hache y el acento hecho de ladriyos con elle. Adibinen con ve, cuando bino también con ve el lobo feros con zeta: cuál falta signo de pregunta de todos se salbó con ve? El de la casa de ladriyos con elle, porque hera sin hache la mas falta acento recistente con ese. Moralega con jota ahí pueden ir dos puntos si uno es trabagador con jota y se esfuersa con zeta la bida con ve lo recompenzará con ese con creses con ce.

Y luego descubrí que está lleno de genialidades:

Sensible pérdid

Ls cutro vocles quí presents hemos convocado est reunión de prens pr confirmrles un notici que er un rumor público y nos tiene sumids en el ms hondo pesr. Me refiero l sensible pérdid de nuestr querid compñer, letr precursor de todos los diccionrios: l primer de ls vocles. El dolor y l confusión de este momento no nos permiten ser ms extenss ni brindr ms detlles. Pero, sí mismo declrmos con l myor de ls firmzs que ningun de nosotrs cutro se encuentr enferm ni en peligro. Es es totlmente flso.
Y hor disculpen pero hoy no vmos poder dr lugr sus pregunts, les rogmos que comprendn l seriedd de este momento y ls dejen pr otr oportunidd. Debemos convocr los poets, los utores, los cntntes, cuentcuentos, conferencists pr resolver el enorme desfío de ver como hremos nosotrs cutro pr que ustedes puedn seguir expresndose con l plenitud de siempre. Grcis y buens trdes.

Deme otro

Al finalizar el horario de clases llega una madre a buscar a su hijo. La intercepta la maestra, que trae al niño de una mano.

– Señora, hoy Fernando se portó fatal.
– ¿¡Otra vez!?
– Pero fatal, fatal… no hace caso, contesta, se burla de los compañeros…
– Pues, entonces, deme otro.
– ¿¡Cómo que otro!? ¿Otro niño?
– Sí, porque tampoco sé qué hacer. Con su padre ya le dijimos (mirando al niño), pero si él no quiere hacer caso… ¿Qué, no hay más niños?

(…)

Niños y Niñas

Queridos alumnas y queridas alumnos: en nuestro escuela hubo demasiados peleas entre los niñas y las niños (…) (Y sigue así)

Terco como vos

Juanito, ¿qué querés ser cuando seas grande?
Avión.
No, cuando vos seas grande, Juanito.
Tren de alta velocidad.
Juanito, ¿no oís lo que te pregunto?
Proa de un barco de altamar.
Me estás cansando, te lo pregunto en serio.
Submarino atómico
¿¡Querés que llame a papá!?
Bueno, una bandada de pájaros.
No, Juanito, no podés ser eso, ¿me estás tomando el pelo?
Bueno, un iceberg.
¿¡Querés parar, por favor!?
Cinco ballenas, un viento que venga desde China…
¡Juanito!
… el cielo sobre Rusia.
¡Mirá que te quedás sin tele una semana!
Una bandada cruzando el océano, un bosque en invierno.
¡Listo! ¡Te quedás sin tele!
Un teatro lleno, el aplauso de cinco mil personas.
¡Osvaldo! ¿¡Querés venir, por favor!? ¡Este chico salió terco como vos!

Ato Solene

Antes de que nada quiero significar que es un alto honor para mí poder haber podido liegado a ser diretora de este establecimiento escolar de enseñanza, aunque más no fuera que todo se justefica en haber liegado al día de que hoy para poder recibir con mis humildes palabras que pude haliar al tan alto conjunto de personas que hoy se han acercado a nosotros a tal efecto.

Se encuentra entre nosotros, enchiéndonos de orugliecimiento (comienza a jugar con su zapato y se le sale), la bisnieta del fundador de nuestra escuela: la señorita Írpides de Loza. Otro aplauso para elia también… pobre mujer.

Y bien, ahora sí: altísimas autoridades, señorita inspectora, señorita secretaria, señoras maestras, señoras porteras y alúcnos, y ¿por qué no también? señorita vicedirectora que también es un ser humano como todos, ¿no? Antes de iniciar con este acto solegne vamos a oír una canción que hice dedicada al escudo de la cooperadora y que le puso música la señorita Esther, de Actividades prácticas. (…)

Anuncios

»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s