Se me quemaron las masitas e igual quedaron buenas

Estándar

Gonza había pedido masitas para su cumpleaños. Hacía un mes que había dejado hecho su pedido, y ya ni se acordaba, así que le di una grata sorpresa casi sin quererlo.

Había hecho dos veces esta receta. Re canchera, me entusiasmé con los agujeritos, hasta que me di cuenta que había agujereado toda una plancha de galletitas (y que las otras veces había hecho por pares para llevar bien la cuenta).

El otro tema, como habrá notado quien leyó el título, fue que se me pasaron un poquito de horno. Chan! Aquí una muestra de cómo quedan bien y cómo quedan quemadas.

Suerte que no me entran todas en la misma asadera. Recurrí, entonces, a la combinación: tapita blanca, base quemada, tapita quemada, base blanca.

Con el azúcar impalpable por arriba pasó hasta desapercibido.

Y nadie hizo comentario negativo alguno.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s