La Abadía del Delito

Estándar

El título de este post era el que Umberto Eco había pensado ponerle a su archi-famosa novela El nombre de la rosa.

Después, por suerte, se lo cambió, y dio origen a varias hipótesis sobre el significado del título definitivo.

Cuando yo estaba llegando al final de libro (lo terminé hace poquitos días) me puse a contarle a Bé lo que venía pasando. Él había visto la película, así que asentía en las partes que coincidían, y captaba la información que ésta última no había incluido, como el encuentro entre los franciscanos y la gente del Papa para discutir el tema de la pobreza, etc. Luego, casi sin querer, me dio información él a mí: que el nombre de la rosa estaba asociado a la muchacha con la que se acuesta el joven monje pecador Adso, y que después ésta se salva. Así que seguí leyendo, pero resulta que ni la muchacha vuelve a aparecer (se la lleva un inquisidor, y está destinada a la hoguera), ni se sabe nunca su nombre. La única mención de la palabra “rosa” en toda la novela se encuentra en la última frase del narrador (y está en latín).

Los comentarios de Eco al final de la novela me parecieron tan interesantes como el libro. El tipo de investigación que hizo para escribir El nombre de la rosa me dan y a la vez me sacan las ganas de ser escritora yo misma. 🙂

Se pasó un año sin escribir nada de la novela, pero dedicándose a diseñar: la abadía, los personajes. Tenía que saber cuántos escalones había, por ejemplo, para llegar a la biblioteca, para escribir los diálogos de acuerdo al tiempo que les llevaba a los personajes llegar arriba.

Como prefacio, Eco da toda una explicación de cómo encontró un manuscrito, que después perdió, pero del que le quedaban los apuntes, y a partir de ahí reconstruir una historia… ¡ficción también!

Y supuestamente la abadía está inspirada en la Sacra di San Michele… ¡dónde yo estuve!

(foto de la página oficial de la Sacra)

(y foto que sacamos con mi hermano en 2004).

Además, en la novela aparece una caricatura de Jorge Luis Borges. Es el monje ciego, Jorge da Burgos, el culpable intelectual de las muertes en la abadía. La referencia a Borges se da también por la forma que tiene la biblioteca, de laberinto. Borges había escrito “La biblioteca de Babel” (acá está el texto completo), que habla de una biblioteca anterior a toda existencia humana, y que tiene una forma muy parecida a la de la abadía.

Otra cosilla interesante es que el personaje principal (Sean Connery en la película) se asemeja a Sherlock Holmes (y su acompañante Adso a Watson), y se llama Guillermo (Guglielmo en italiano) da Baskerville. Uno de los títulos más famosos de Conan Doyle (el autor de Sherlock) es “El sabueso de los Baskerville“.

La discusiones de la pobreza de Cristo, el listado completo de herejías, la figura de los bibliotecarios, la cabeza abierta de Guglielmo, el libro perdido de la Poética de Aristóteles…

Una lectura por momentos densa, pero interesante y entretenida.

(¡Y ahora a buscar más de Borges!)

Interviste a Eco ai 25 anni di Il nome della rosa
Anuncios

»

  1. puf! me da verguenza admitir que hasta el momento no he leído El Nombre de la Rosa… he leído varios libros de Eco del tipo “Apocalípticos e Integrados” pero nunca el clásico de él. Y, como soy muy quisquillosa, hasta el momento no vi la peli. Siempre quiero leer primero la obra y después verla, en el caso de que exista una peli.

    • Yo había intentado leer La isla del día de antes, pero me emboló!
      Sí, ahora quiero ver la película, pero siempre es mejor leer el libro primero 🙂

  2. Lo de leer el libro antes, depende. Es medio como con El Conde de Montecristo. Si ves la película luego de leer el libro, te querés cortar las venas con la contratapa.

    La peli, sola y sin contexto para comparar, zafa. Pero el libro es tres veces imponente, así que cuando comparás las dos cosas, la peli no llega a la orilla ni un poco.

    • No estoy tan segura. A ver, dejame pensar.
      Porque si yo veo la película y después voy al libro, voy a estar toda la lectura buscando las escenas, y es posible que me molesten cosas que no aparecen en aquella. Te saca la libertad de imaginarte los paisajes y personajes como se te antojan.
      En cambio si leo primero el libro, voy a notar todas las partes que le sacaron a la película, y voy a decir “esto no es así” muy seguido.
      Creo que va más por el lado de que si el libro fue creado primero, y de él deriva la película, entonces yo quiero seguir esos mismos pasos. (más allá de que pueda ser lo suficientemente amplia mentalmente como para comprender que son obras diferentes)
      Los casos opuestos, en que se hace una novela basada en la película, mejor perderlos que encontrarlos.
      He dicho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s