Algo de ansiedad y qué sé yo (misceláneo)

Estándar

Mi experiencia me enseña que no importa qué tan lindo esté el día como para secar ropa (entre otras cosas), que siempre se corre el riesgo de que un vecino te prenda la estufa y te mande la humareda con todo (como máxima este enunciado deja mucho que desear, es como decir “Escorpio: puede emprender un viaje”).

Me regalaron un puzzle de 1000 piezas para el día del niño (tengo 24 años, y una madre a la que le encanta hacer regalos… hasta que no tenga hijos, ligo). Tiene la imagen del Coliseo y me dan muchas ganas de armarlo, pero tiempo al tiempo: primero tengo que terminar el de Lisboa que empecé hace unas semanas, por segunda vez.

Lo mismo me sucede con los libros: tengo unos cuatro en la mesita ratona esperando a que termine Il nome della rosa. Lo que me pasó con ese libro fue que lo tuve por años, luego lo perdí y lo volví a tener por un año más, y nunca encontré la inspiración para agarrarlo. Pero llegó el día en que dije: “tengo ganas de leer este libro”, una grata sopresa, porque en algún momento lo iba a tener que hacer. Además fue  un cambio de la literatura para niños y adolescentes que viene siendo mi principal lectura desde hace dos años. La novela me gusta, la disfruto y hay cosas que me dan gracia, pero también tiene eso de que no es una lectura muy ligera que digamos. Ni bien consigo asiento en el ómnibus a la ida (si el mismo está mínimamente iluminado), saco el libro e intento no parar hasta el destino. Igual, a veces, me distraen los informativos de la radio, alguna conversación o mis propios pensamientos que se divagan. Además, está toda la cuestión del movimiento del vehículo. Mis ojos se quejan. A lo que voy es que quisiera leer otras cosas al mismo tiempo, pero mi disciplina no me lo permite: se me iría la concentración al carajo.

Fijate vos que tengo varias recetas fotografiadas, y no doy abasto a subirlas. Porque tampoco quiero atomizar con recetas, que esto no es un blog de cocina, a fin de cuentas (pero de qué es este blog?). Y de repente subo las fotos de lo último, porque estoy con la novelería, y me quedan para atrás otras que ya ni me acuerdo qué variantes le había metido.

Hoy no me siento ansiosa para nada. Extraño, porque no puedo evitar pensar, casi todos los días, que estoy desperdiciando vida. En el sentido que no estoy estudiando nada (cómo que no??? bueno, sí, pero para nada), y trabajo menos de 8 horas, y que la gente me dice (y yo ) que debería hacer algo más, que no debería quedarme sólo con aquello, y que tengo que aprovechar ahora que no tengo hijos (es increíble como uno lentamente va introduciendo este tipo de temas en su mente), porque después se me va a complicar. Pero qué, a la vez estoy haciendo el tipo de cosas de que hablo en los párrafos anteriores, y por sobre todo, carezco de estrés, lo cual me convierte en una persona bastante agradable. Una especie de justificación, lo sé, pero sirve para no volverse demasiado loco pensando siempre en el deber ser.

Señores, en otro orden de cosas, agregué un blog de la puta madre. Peinate que viene gente. Vale la pena.

Anuncios

»

  1. Hola!
    Qué otros libros tenés en stand by?

    Jiji… cuánta presión! Hijos, laburo, estudio… y qué más?
    Si te queda tiempo, luego agarrá la azada y carpí el patio.

    Hacer por hacer no tiene sentido, creo.

    • Hola Pancho!
      No, igual todo muy tranqui… y sin hijos!

      Tengo empezado “Il giorno in piú”, de Fabio Volo, que me prestó una amiga,
      y esperando “The body in the library”, de Agatha Christie (tengo ganas de volver a Agatha Christie!)
      y un tal “The Mysterious Dissapearance of Leon (I mean Noel)”, de Ellen Raskin, que me da mucha curiosidad!

  2. Fundamental estar en paz. Me alegro de tu bajo stress… no dejes que te lo aumenten… o que te lo aumenten, pero que les cueste! 😉

    Bastante variedad, la tuya. Yo soy un lector bastante desorganizado… tengo como 6 o 7 libros empezados y leo un puchito de cada uno, hasta que alguna historia se pica y entonces sí, dejo el resto en stand by.

    De los de Agatha tengo “10 negritos” en papel, y como 80 historias más en la compu. Si querés te los paso… es un zip de unos 5 megas. Como para que te entretengas!

    • Pasa que trabajo en una biblioteca de un colegio, y estoy todo el tiempo chocándome con libros que dan ganas de leer. Gracias por el ofrecimiento, pero no me gusta mucho leer desde la pc, prefiero el viejo libro de carne y hueso!
      Saludos!

      • Buen laburo!
        Sí, es innegable el encanto del carne y hueso, aunque luego que te acostumbrás, leer desde el PC, aunque tiene por contra justamente el no ser papel, es super práctico: por organización, búsquedas, referencias cruzadas, toma de notas y otro montón de cosas. Si cambiás de idea, a las órdenes 🙂

        • ah, por supuesto, tiene sus ventajas, pero una cosa es buscar información, y leer blogs, otra cuentos, etc.
          Dale, sé dónde encontrarte 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s