Tema superado

Estándar

Finalmente, tras casi tres años, se ha cerrado una puerta que había quedado entreabierta de mi pasado.

Tengo en mi poder de vuelta el libro Il nome della rosa.

Pero no se crean que me fue devuelto el original. Simplemente me compré otro (se lo pedí a Berni ya que pasó por Buenos Aires, y allá se pueden encontrar libros nuevos en italiano).

Quiero decir públicamente: NO te perdono, Enrique, por haberte quedado con MI libro, que tan amablemente te presté. Aún habiéndonos comunicado, no hiciste ningún esfuerzo por hacérmelo llegar, y lo peor, la última vez que intenté que esto funcionara, tu hijo me dijo muy alegremente que lo habían estado leyendo juntos, y atinó a comentar lo bueno del libro, cuando yo nunca lo leí. Espero que siempre te quede el remordimiento, igual al que sentí cuando no devolví la revista de la sala de espera de la dentista.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s