It’s a beautiful day

Estándar

Es de U2 esa canción, no? No puedo dejar de cantarla para mis adentros cuando salgo y me enfrento a ese viento que mamma querida…

Ayer me pasó algo lindo. Estaba de buen humor porque no llovía como el martes, que me empapé y rompí el paraguas chiquito (y me compré otro, a pesar de que Berni dice que tiro la plata). La muchacha de recepción es la segunda vez que me dice que es imposible conseguir un taxi cuando llueve, o sea que ni me gaste en pedirle que llame… pero si no estuviera lloviendo yo no pediría taxi!!!! En fin, siempre termina que me tiro al agua y la remo nomás.

Pero volvamos a ayer. Estaba de buen humor, el viento me da risa, pero aún así me daba harta pereza salir de casa de tarde para ir a la facultad. Tenía una hora con un profe que es una pérdida de tiempo y boletos total, y hora y media de otra clase para la que no había podido estudiar sobre Galileo Galilei porque andaba sin internet. Entonces le mando un mensaje a una compañera comentándole eso, a lo que me insiste para que fuera diciéndome que hace días que tiene un libro para darme y lo anda cargando. Le pregunté cuál, pero no me respondió. Igual el daño ya estaba hecho: había instaurado la duda y me había recordado que el viento y la lluvia nunca fueron excusa para faltar a clase (me acuerdo de un profesor en la otra facultad que los días particularmente feos en que éramos pocos, nos preguntaba uno por uno por qué habíamos ido, jaja). Así que me mandé. Leí algo sobre Galileo en el único libro que tenía algo sobre él en casa, y soporté la primera clase sin demasiados problemas , con curiosidad sobre qué libro me quería dar esta chica porque nunca habíamos hablado del tema. En medio de la clase nos comunican que falta la otra profesora,  así que fui re al pedo… Salvo por el libro, que resultó ser un regalo de casamiento atrasado 🙂 Lo estrené a la noche con postre royarina de chocolate con dulce de leche 🙂

Otra cosa que me pasó fue que un chiquilín de cuarto año me preguntó en un recreo si quería jugar al ajedrez con él. Le dije que no sabía y me ofreció enseñarme… qué tierno. Obviamente está llena la biblioteca en los recreos, una cosa imponente.

Y como la biblioteca cumple tres años en agosto y somos tres bibliotecarias, empezamos a jugar con la idea de lo que viene de a tres, y además de las cosas de la propaganda surgieron: las tres marías, los hijos Simpson, los Jonas brothers, los primeros astronautas en la luna, los pabellones patrios, las medallas de oro, plata y bronce, los tamboriles (piano, repique y chico), los tres osos de Ricitos de Oro… (ahora también se me ocurren los de Animaniacs…).

Otra cosa es que estamos organizando un concurso de cuentos, y hoy nos pusimos a pensar temas. Pero me eliminaron el primero que sugerí, el de contar cómo es la magia en Uruguay, o sea, el mundo harrypotteriano fuera de Inglaterra. No era una idea deliciosa?

—-

Miren cómo funciona mi mente: estaba escribiendo arriba del todo “advertencia: no me gusta cómo quedó escrita esta entrada”, pero después lo borré porque siempre me doy muy para atrás.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s